“Prefiero venir aquí que a Puerto Vallarta, allá la arena raspa”

Los paseantes instalan casas de campaña profesionales o improvisadas para vacacionar frente a la costa del sur de Tamaulipas, adentro de ellas montan su propia cocina para preparar su comida.
Don Agustin y su familia viajaron desde Guadalajara para instalarse en la arena de playa Miramar en Ciudad Madero.
Don Agustin y su familia viajaron desde Guadalajara para instalarse en la arena de playa Miramar en Ciudad Madero. (Jesús García)

Ciudad Madero

A playa Miramar de Ciudad Madero no solo los visitan los neoleoneses, también hay gente que viene de Zacatecas y Guadalajara que decide acampar, quienes le dan preferencia a la costa tamaulipeca porque, dicen, es “tranquila” porque nadie los molesta cuando acampan.

Desde hace cuatro años Don Agustín Vela Moreno, originario de San Andrés, Guadalajara, ha decidido vacacionar en Ciudad Madero, pero, no llega a registrarse a un hotel de cuatro o cinco estrellas, sino que prefiere llegar directamente en la arena blanca de Miramar.

“Siempre nos ha gustado desde que vinimos la primera vez, porque no nos molesta nadie, acampamos aquí y está muy tranquilo, hay mucha vigilancia”, declaró el vacacionista proveniente de la Perla de Occidente.

Acompañado de su hijo, su nuera y su pequeña nieta, Don Agustín, con semblante relajado y de buen humor, explica que inclusive prefiere vacacionar en la zona sur de Tamaulipas a visitar destinos de playa como Manzanillo o Puerto Vallarta.

“Prefiero venir a la playa de Tampico que ir a Puerto Vallarta, allá la arena raspa” recalcó el turista que se dice aficionado a las Chivas Ralladas del Guadalajara.

Aunque Don Agustín y su familia no duermen en casas de campaña como la mayoría de los campistas, sino que prefieren quedarse en su vehículo, encuentran la manera de tener mayor comodidad.

Los turistas procedentes de Guadalajara colocaron cuatro estacas en la arena de la playa de una distancia de tres metros cuadrados y la cubrieron con bolsas plásticas, como si se tratara de una pequeña choza.

En el interior había una mesa, artículos de cocina, un pequeño anafre, un tanque de gas de seis kilos y todo lo necesario para preparar el almuerzo, comida y cena.

“No es que sea más barato acampar pero estamos más cómodos, traemos cosas de comer y siempre llegamos aquí, nunca pagamos hotel. En esta ocasión venimos cuatro días y primero Dios, y nos da licencia, estaremos hasta el próximo lunes”, explicó el turista.

A sus 72 años de edad viajar desde Guadalajara hasta la zona sur de Tamaulipas, explicó, no es ningún problema a causa de la inseguridad, ni tampoco limita las ganas de estar en la zona ya que “siempre está tranquilo”.

“Hay mucha vigilancia, está la Marina, los soldados, la federal, hay mucha vigilancia.

Es una playa tranquila ya que cada vez que venimos nunca nos pasa nada”, enfatizó el turista.La historia de Horacio Franco es similar ya que al ser originario de San Luis Potosí, tiene diez años visitando costas de Tamaulipas porque “nos gusta el ambiente, porque nos gusta pasar días agradables en la playa y esta nos gusta”.

De igual manera, explicó que acampa en la arena de Miramar por gusto y no por economía, aunque esté de vacaciones junto a los diez miembros que integran su familia.

“No tenemos idea de cuánto nos ahorramos de dinero con acampar pero la idea es pasarla agradable”, dijo el potosino, quien recalcó que el clima nublado y fresco que se registró este jueves en la zona sur de la entidad es un plus.

Sobre la inseguridad o reforzamiento en la seguridad, recalcó que tuvo un viaje tranquilo desde San Luis Potosí hasta la zona sur de Tamaulipas, sin contratiempos y al llegar a la zona la situación no cambió.

Un recorrido efectuado por MILENIO Tamaulipas por los campamentos instalados en playa de Miramar y en los que descansarán cientos de familias, se pueden conocer de turismo que llega de los sitios comunes como Nuevo León o San Luis, pero también hay presencia de Querétaro, Zacatecas y Guanajuato.

El cierre de afluencia de campistas durante el jueves Santo fue de 300, según la cifra que proporcionó Protección Civil de la urbe petrolera, y que están agrupados desde la glorieta de las Sirenas hasta la glorieta de los Delfines.

Durante el jueves Santo, la afluencia a Miramar comenzó tarde, aproximadamente después del medio día ya que durante la mañana prevaleció el cielo nublado y el aire fresco.

El turismo, tanto local como foráneo, comenzó a hacer acto de presencia en el máximo de la zona sur y poco a poco se comenzó a mostrar una recuperación.

Roberto Chávez Ortega, director de Protección Civil, recalcó que las condiciones climatológicas han propiciado la salida de sargazo en la costa, la cual se evidencia por el perímetro de Miramar y que no impide que el turismo se divierta.

Llamaba la atención que entre el turismo, los bañistas y paseantes, había personal de Protección Civil retirando las algas marinas, ya que es constante la salida del mar y que inclusive se logra ver a larga distancia, de cómo se aproxima para depositarse en la arena.

A pesar de que la bandera en la playa es roja, que significa alto riesgo, y que hay también una bandera azul, que significa precaución por aguas malas; el turista se arriesga a ingresar al mar y bañarse, con lo que el propio riesgo significa.

Llama la atención que los pequeñines en la playa, a pesar de que el aire es fresco y el agua del Golfo de México se caracteriza por ser fría, parece no importarles y disfrutan de la arena efectuando castillos.

Será cuestión de que el clima mejore para que el turismo comience a llegar a Miramar, ya que este jueves fue uno de los principales impedimentos, según los reportes de la autoridad municipal, por lo cual se espera que este viernes la recuperación en la afluencia se comience a presentar.