Participación ciudadana, en un limbo “interesado”

La vieja historia de la legitimación de decisiones previamente tomadas parece mancillar el proceso tapatío, advierte experto
La consulta pública desarrollada en el Parque Mirador Huentitán
La consulta pública desarrollada en el Parque Mirador Huentitán (Perla Gómez)

Guadalajara

El otro gran déficit general del proceso de renovación de los 53 planes parciales de Guadalajara es la participación ciudadana: para el arquitecto Salvador Dueñas, hay una gran responsabilidad en las omisiones del Consejo Ciudadano Metropolitano, una instancia de representación de los intereses de la población en el contexto de las nuevas instituciones metropolitanas, que ha brillado por su ausencia en este debate.

“La meta de la participación ciudadana en la propuesta de ciudad que nos ofrecerán los nuevos planes parciales de Guadalajara, no puede quedarse solo en el nivel de la participación simbólica, donde las instituciones hacen pequeñas concesiones a grupos minoritarios, ofreciendo momentos de liberadora catarsis, desviando la atención de los temas principales […] resultarían entonces insuficientes los derechos ciudadanos a ser tomados en cuenta en la planeación urbana, si las capacidades ciudadanas para ejercer tales derechos son limitadas, coartadas, dirigidas o ignoradas”, señala en un análisis denominado Participación ciudadana en los planes parciales de Guadalajara.

En contraste, el consultor subraya la necesidad, ampliamente recomendada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Citizen as partners, Ciudadanos como socios), de llegar a la participación activa, “donde los ciudadanos participan en la decisión y producción de políticas”, en una relación de doble vía y basada en el principio de modelo asociativo. “El desarrollo de estas capacidades genera gobernanza, ya que eleva la posibilidad de los ciudadanos de incidir en la toma de decisiones, independientemente del modelo de gobierno o de ciudad; estableciendo una relación directa entre capacidades y justicia”.

En las consultas de los planes parciales no se ofrece esa posibilidad. ¿Quiénes son responsables por omisión? El Código urbano, en su artículo 13, “señala a la Procuraduría de Desarrollo Urbano en coordinación con los consejos municipales de desarrollo urbano como los responsables de generar la participación social en la planeación y el desarrollo”.

El artículo 37, señala como organismos de participación social y de consulta, al Consejo Estatal de Desarrollo Urbano, los consejos regionales de desarrollo urbano, los consejos municipales de desarrollo urbano, las asociaciones de vecinos, las asociaciones constituidas para la conservación y mejoramiento del patrimonio, y los consejos metropolitanos de participación ciudadana.

“Atendiendo a estos artículos, y con la ausencia de estos organismos en las consultas públicas de los planes parciales propuestos por el ayuntamiento de Guadalajara, queda en evidencia la falta de participación ciudadana”. Señala de forma directa al Consejo Ciudadano Metropolitano, del Imeplan, porque debería ser “el principal portador de la voz ciudadana en este proceso, y sin embargo permanece distante y omiso”.

Concluye: “es necesario generar modelos de comunicación bidireccionales, donde al ciudadano tenga mayor peso representativo en los procesos urbanísticos y no sólo sea informado de las acciones de planeación urbana. Implementar mecanismos que propicien el desarrollo de las capacidades ciudadanas necesarias para que su participación en las consultas públicas de los diferentes procesos de planeación”.

Porque los consejos de desarrollo urbano estatales y municipales, en realidad “no otorgan participación directa a la sociedad civil, sino que es a través de organismos como Colegios y Cámaras patronales, que su voz es representada. Con el riesgo de ser sustituida, manipulada o desechada por los mismos representantes”. Es decir, “sus iniciativas pueden ser producto de procesos de negociación de demandas ciudadanas pero aún conducidas por minorías con poder y control”.

MC