El paro camionero afecta a los más humildes

Durante el primer día del paro camionero automovilistas y personal de diversas dependencias se solidarizaron en apoyo de la ciudadanía afectada. 
Largas filas de personas desesperadas por llegar a su trabajo o escuela se apreciaron durante este jueves.
Largas filas de personas desesperadas por llegar a su trabajo o escuela se apreciaron durante este jueves. (Fernando Carranza)

Guadalajara

La gente más humilde, la que tiene que trabajar a kilómetros de distancia de su casa, la que no puede pagar tan fácilmente un taxi o un Uber, fue la más afectada con el paro de camioneros de este jueves.

El sol aún no se asomaba y la ciudad de Guadalajara era un verdadero caos por la falta de camiones.

Largas filas de personas desesperadas por llegar a su trabajo o escuela se apreciaron a lo largo de la mañana en calles y avenidas de los municipios de Guadalajara, Tlaquepaque, Tlajomulco, Zapopan y Tonalá.

A muchos el paro los tomó por sorpresa, tal es el caso de María: “Tengo 35 minutos, me dicen que no hay camiones, estoy esperando la ruta 622, ahorita me doy cuenta que no hay camiones, le pregunté a un taxi que cuánto me cobraba y me dijo que 15 pesos desde aquí de Washington a la Minerva, pero yo voy a Terranova”.

El ver a la gente apilada en las esquinas de las principales avenidas de la ciudad, le despertó a Jesús Barajas, un automovilista, el sentimiento de ayuda: “yo vengo desde el centro, desde San Felipe de dejar a mi esposa, veo a mucha gente batallando por la falta de camiones, acabo de dejar a cuatro personas en Niños Héroes, yo voy a San Agustín y las personas que requieran un `aventón´ con todo gusto”.

Pero mientras esto sucedía, el representante del Movimiento de Transportistas del Estado de Jalisco, Enrique Galván, acompañado por unos 200 choferes, entregaron en Palacio de Gobierno un pliego petitorio con las exigencias para terminar con el paro. Entre los puntos se menciona el incremento de la tarifa a 10 pesos.

“No estamos cerrados, no venimos en situaciones extremistas, venimos a demostrar que ya nos está llevando la chingada”, dijo Enrique Galván.

La situación subió de tono, al grado de que fue necesaria la intervención de los antimotines, porque los inconformes bloquearon el tránsito de vehículos en Ramón Corona y Juárez.

Una vez que la vialidad fue liberada, los policías escoltaron a los quejosos hasta el jardín de San Francisco, donde fueron retenidas cuatro personas por alterar el orden, mismas que fueron liberadas minutos más tarde.

GPE