María Elena Chapa lamenta decisión del TEE sobre paridad

Dejan a decisión de los partidos el orden en que colocarán a hombres y mujeres en las planillas de los ayuntamientos, señala la presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres.
María Elena Chapa Hernández, directora de la IEMujeres.
María Elena Chapa Hernández, directora de la IEMujeres. (Foto: Leonel Rocha)

Monterrey

Los magistrados del Tribunal Estatal Electoral hicieron una interpretación muy restringida de ley poniendo por encima la operación de los partidos políticos que los derechos humanos de las mujeres, afirmó la presidenta de Instituto Estatal de las Mujeres, María Elena Chapa Hernández.

Luego de que el organismo electoral “tumbara” el reglamento para el registro de candidatos con relación a la paridad, la funcionaria estatal insistió en que se trataba de una argumentación muy reducida.

“No deja de ser incongruente que el Tribunal Estatal Electoral haya punteado esta serie de observaciones para solicitar que en 72 se modifique.

“Me parece que señalan que las medidas son inadecuadas, y no nos lo parecen, nos parece que son de reparación del daño históricos que las mujeres han tenido en su participación de las oportunidades políticas”, dijo.

Chapa Hernández señaló que lo más preocupante es que, al eliminar estos paréntesis, dejan al libre albedrío de los institutos políticos el orden en el que van a colocar a los integrantes de las planillas, pudiendo privilegiar a los hombres en los primeros lugares y a las mujeres en los últimos, con lo que sus posibilidades de participar como regidoras serían nuevamente limitadas.

La conformación de un Ayuntamiento se da con los integrantes de la planilla del candidato o candidata ganador y una representación proporcional del resto de los partidos que participaron en la contienda.

Por tanto, sólo los primeros regidores del aspirante que no gane, tiene posibilidades reales de entrar al Cabildo.

“Lo deja tan abierto al no señalar el orden en que irán inscritos, no señala que la paridad debe ser en alternancia de géneros, por lo tanto, podrían poner a los hombres en el primeros lugares para cumplir la paridad en la regiduría.

“El principio de autodeterminación de los partidos no puede estar jamás por encima de los derechos de las mujeres y los derechos político-electorales, también son derechos humanos”, dijo.

Dijo desconocer las razones por la emisión de una sentencia tan restringida por parte de los integrantes del TEE, sin embargo ante ella, la Comisión de Inteligencia Electoral que integran diversos especialistas en algunos partidos, buscarán ver qué tipo de medidas se pueden tomar para proteger el cumplimiento de la paridad.

Asimismo señaló que todas las mujeres de estos partidos políticos que se sientan agraviadas en sus derechos pueden acudir a la Comisión pro-paridad y una o uno de los 15 abogados voluntarios les ayudará sin costo a contravenir esta determinación del organismo electoral