Cobraron vida los panteones de Puerto Vallarta

Intensa actividad se vivió en el Día de Muertos. 
Personas solitarias, en pareja o familias completas se colocaron en torno a la tumba que visitaban.
Personas solitarias, en pareja o familias completas se colocaron en torno a la tumba que visitaban. (Guillermo Gómez Pastén)

Puerto Vallarta, Jalisco

Los cementerios vallartenses cobraron vida este 2 de noviembre, Día de Muertos, cuando miles de personas acudieron a recordar a sus seres queridos, a rendir tributo a los fieles difuntos.


Los panteones fueron abiertos a las ocho de la mañana y entonces fue poca la gente que acudió, pero alrededor de las nueve se acentuó el movimiento y después del mediodía en algunos puntos era difícil caminar entre la multitud y uno que otro empleado de limpieza.


Personas solitarias, en pareja o familias completas, se colocaron en torno a la tumba que visitaban y rezaron en silencio o en rosarios muy llamativos.


La gran mayoría entraba con arreglos florales, los menos que adquirieron en los puestos instalados en la periferia del cementerio, pues prefirieron comprarlos en otros lugares, tal vez más baratos o no, pero los comerciantes señalaron que nunca llegó el repunte en sus ventas.


No pocos llegaron cargando también escoba, trapos, incluso pintura, brocha y hasta algún pincel, pues el deterioro que provoca el ambiente hace imperativo un trabajo considerable para dejar en buenas condiciones el hogar eterno.


El cementerio más tradicional en Puerto Vallarta es el de la colonia 5 de Diciembre, saturado desde hace muchos años.


Casi a la entrada se encuentran las tumbas más antiguas, incluso en algunas hay restos que fueron trasladados del desaparecido panteón ubicado a unos pasos de lo que hoy es el parque Hidalgo.


Una pareja de la tercera edad se acerca a una tumba y coloca un par de ramos de flores amarillas en donde yacen restos de personas de varias generaciones, incluso de quienes poblaron el entonces Puerto Las Peñas.


De entre las familias de arraigo, casualmente algunas personas se reencuentran después de mucho tiempo.


El contraste es marcado, pues algunas tumbas aparecen en el abandono, con la loza hecha pedazos, la cruz derribada, en algunos puntos destapado el hueco. Evidentemente ha pasado mucho tiempo sin que lo visiten. Otras tumbas tienen edificaciones lujosas, están llenas de flores y otros adornos, la estructura luce recién pintada. Cada quien guarda el recuerdo como lo considera adecuado.


En ese panteón se realizó una misa a la que acudieron cientos de personas. Hay misas alegres, ésta no lo fue, el dolor se reflejó sobre todo en los rostros adultos. Y es que los niños y los jovencitos, salvo alguna que otra excepción, acuden a la cita familiar sin reparar en el motivo.


Hay quienes tienen una jornada larga, pues después de participar en la misa, de limpiar la tumba y rezar, se disponen a comer. Llevan preparados platillos sencillos y agua fresca. Claro, iban preparados, con sombrillas para protegerse del intenso sol. Tratan de mantener la alegría, pues el hermano e hijo que se les adelantó era así, muy alegre.


La música no siempre es reflejo de alegría. Una familia contrató a un trío de ritmo norteño, que interpretó durante una hora canciones tristes, porque “eran las que le gustaban a mi viejo”. Esto le costó desembolsar un mil 200 pesos.


En torno a los diferentes cementerios del municipio, se instalaron decenas de puestos, muchos de los cuales ofrecieron comida y bebidas y que al igual que los demás tuvieron regular demanda. No pueden faltar el pan de muerto, atole, café, chocolate, tacos, tostadas, duritos, en fin.


La jornada con el sol a plomo y todavía con un calor cercano a los 32 grados centígrados, favoreció la venta de líquidos.

 

SALUD Y SEGURIDAD

 

En los cementerios vallartenses trabajaron elementos de la Secretaría de Salud Jalisco, brigadistas de vectores que realizan acciones de combate al dengue. Básicamente proporcionando información a la gente sobre la importancia de eliminar los criaderos del mosquito transmisor, incluso en los propios panteones.


Indicaron que a la vez se efectúan labores de nebulización y recomendaron el uso de repelente de insectos, que se utilizara agua de los depósitos ubicados en los cementerios y procurar no dejar objetos que puedan contener agua.


En la jornada hubo un importante despliegue de elementos de seguridad, bomberos, elementos de protección civil, de tránsito y personal de Servicios Públicos.


El operativo se implementó en los diferentes panteones del municipio, delegaciones y agencias municipales. Consistió en hacer recorridos de prevención, buscando puntos de riesgo que pudieran poner en riesgo a los visitantes, así como enjambres de abejas y supervisión en los locales de alimentos que utilizan con gas L.P.