REPORTAJE | POR ANA PONCE

"La banda lo que necesita es atención y no una pelota"

Más de 800 pandillas se estima que hay en Saltillo

La Asociación 'Desértica' comparte que es necesario que exista atención por parte de las autoridades municipales y estatales, "que conozcan de fondo las problemáticas y necesidades".

Saltillo, Coahuila

Más de 800 pandillas se estima que hay en Saltillo, de acuerdo a la Asociación Desértica que durante la administración de Jericó Abramo Masso inició un censo en el que se contabilizaron 400 pandillas, con apenas la mitad de la ciudad recorrida, pues el trabajo no pudo concluirse.

Sin embargo, la Dirección de la Policía Municipal sólo tiene en sus registros 353 pandillas que están integradas por 30 o hasta más 100 jóvenes, aunque el titular de la dependencia, Roberto Castro Sifuentes, reconoce que es necesaria una actualización, pues la cifra es mayor.

Desde la salida del Mayor Clemente Yáñez de la Dirección de Seguridad Pública, las riñas entre las pandillas empezaron a incrementarse, en algunas ocasiones dejando víctimas mortales y en la mayoría de los enfrentamientos personas lesionadas gravemente.

“Desgraciadamente estamos en una sociedad que no es muy incluyente, como te ves te juzgan, si vives en la periferia así te van a ver, de arriba para abajo y desde ahí empieza el problema, llega la ley y desde que te ven te catalogan como malandro".

Debido a este incremento de riñas entre pandillas, el Ayuntamiento se vio en la necesidad de reforzar el programa "Tirando Barrio", ampliando los servicios que se prestan para intentar pacificar a las bandas.

Durante el 2016 "Tirando Barrio" sólo consistía en la realización de competencias de baile de música colombiana, para este 2017 el programa se implementará a 3 meses de concluir la administración y en una nueva modalidad.

"Pretendemos involucrarnos en colonias que tenemos identificadas como conflictivas, el caso de Mirasierra, Zaragoza, Bella Vista y Satélite Sur, ahí vamos a apoyarnos con 10 instructores por cada colonia para que se encarguen de replicar actividades artísticas, deportivas, recreativas, oficios o de artes, para transmitirlos a los vecinos de estas colonias y que ellos puedan aprovechar estos conocimientos", explicó Castro Sifuentes.

A decir de Napoleón López Saucedo, activista fundador de Asociación Desértica y experto en pandillas, las autoridades municipales y estatales no atienden de fondo los problemas de los chavos banda, trabajan de manera superficial por lo que no logran un impacto real en los jóvenes.

"La banda lo que necesita es atención, que les des la atención y no que les lleves una pelota, que les preguntes qué les pasa y qué necesitan, la banda necesita oportunidades, desgraciadamente las dependencias encargadas de la juventud no llevan los programas a la banda”, expresó.

En este sentido consideró que los programas son un “elefante blanco”, pues no son efectivos y no logran llevar un beneficio real a “la banda marginada”.

Expuso que es necesario que exista atención por parte de las autoridades municipales y estatales, principalmente de la Policía Municipal y de las dependencias responsables de atender la juventud y la cultura, que conozcan de fondo las problemáticas y necesidades que tienen para que implementen programas preventivos focalizados que permitan resultados positivos.

Lamentó que la burocracia y la burguesía impidan a los servidores públicos conocer el barrio y sus conflictos, dijo “no se puede hablar de Cuba si no la han visitado”, en cambio se manejan con estadísticas “pintadas” que jamás reflejarán la realidad.



FALTAN OPORTUNIDADES PARA CANALIZAR ENERGÍAS EN ACTIVIDADES PRODUCTIVAS

Pese a los esfuerzos que hacen las autoridades para atender a las pandillas de Saltillo, hay sectores de la ciudad a los que no han llegado, mientras que en otros no se les ha dado respuesta a las solicitudes que se les han presentado, la falta de espacios para hacer deporte o para desarrollar un oficio en el que puedan canalizar sus energías propician que continúen enfrentándose entre ellos.

Desde la salida del Mayor Clemente Yáñez de la Dirección de Seguridad Pública, las riñas entre las pandillas empezaron a incrementarse, en algunas ocasiones dejando víctimas mortales.

Napoleón López Saucedo expuso que los chavos banda carecen de oportunidades de crecimiento y desarrollo personal, laboral, incluso familiar, aunado a que son relegados y discriminados por el resto de la sociedad.

además sufren represión por las corporaciones policiales, atribuyendo a esto y a la falta de espacios de esparcimiento el incremento de las riñas entre las pandillas.

“Desgraciadamente estamos en una sociedad que no es muy incluyente, como te ves te juzgan, si vives en la periferia así te van a ver, de arriba para abajo y desde ahí empieza el problema, llega la ley y desde que te ven te catalogan como malandro, como pandillero, te pegan, te maltratan, necesitamos una policía preventiva no represiva”, consideró.

El líder de una pandilla en la colonia El Tanquesito, al sur de la ciudad, quien se identificó como “El Lobo”, expresó que a ese sector los funcionarios públicos sólo se acercan cuando realizan las campañas políticas y buscan el voto, sin embargo, quienes llegan a obtener el triunfo jamás regresan, “Tirando Barrio” no llegó con ellos.

Es un hombre delgado, de estatura media, tatuajes visibles en los brazos, ha logrado pacificar el sector, uniendo a las pandillas con actividades deportivas, ha buscado espacios para entrenar a los chavos pero no los hay o cuando logra adaptar un área la policía llega y los “revienta” sin motivo, aseguró.

Del otro lado de la ciudad, “El Pino” otro líder de pandilla en el Sector Tetillas, dijo se ha solicitado a la administración municipal espacios deportivos y talleres de carpintería (por ejemplo) para capacitar a “la banda”, solicitudes que no han sido atendidas.

Además desde que salió “el Mayor” el trato de los “polis” hacia ellos cambió, aquí sí llegó el “Tirando Barrio” y se disminuyeron enfrentamientos contra otras pandillas.


dcr