Estudiarán cráneo de oso encontrado en basurero

Eglantina Canales, secretaria del Medio Ambiente en Coahuila, señaló que el cadáver se encontraban en un alto grado de descomposición por lo que de inmediato fue incinerado.
Al oso encontrado se le calculó una edad de 3 años.
Al oso encontrado se le calculó una edad de 3 años. (Milenio Digital/Archivo.)
Eglantina Canales, secretaria del Medio Ambiente en Coahuila (Diana Martínez)

Saltillo, Coahuila

No hay duda, de que el cadáver del animal que se encontró el fin de semana pertenece a un osezno, así lo dijo la secretaria del Medio Ambiente, Eglantina Canales.

Señaló que el cadáver se encontraba en un alto grado de descomposición por lo que de inmediato fue incinerado, sin embargo se conservó el cráneo como parte del protocolo de investigación, mismo que será enviado a la Escuela Veterinaria en Nuevo León para su análisis.

Los resultados podrían tardar poco más de seis meses hasta que el cráneo esté en condiciones de ser estudiado, sin embargo indicó que son muy evidentes las diferencias entre el cráneo de un oso a las de un perro, por lo que están completamente seguros de la especie que fue localizada es un oso.

"Aunque ambos son carnívoros y tienen características similares, finalmente hay diferencias, aunque los perros tengan muchas razas y muchas variaciones de la forma del cráneo, no se confunden", agregó Eglantina Canales.

"Es frecuente, en los arroyos también nos encontramos que la gente tira a los animales muertos"

La Secretaría de Medio Ambiente no buscará a los responsables de la muerte o del resguardo ilegal del oso, señaló Canales.

"No se puede, pues cómo le hacemos, nadie va a decir que lo tenía", sin embargo ya se dio parte a las autoridades Ambientales correspondientes.

Así mismo, se descubrieron más cadáveres de perros, gatos y basura doméstica en los alrededores de la escuela La Salle, por lo que la Secretaría del Medio Ambiente iniciará un procedimiento para determinar quién es el dueño del predio y exhortarlo a que evite que su terreno sea utilizado como tiradero clandestino.

Agregó que es una práctica muy común que los dueños de mascotas dispongan de sus animales de forma indebida, tirando sus restos en espacios al aire libre, mientras que lo correcto sería llevarlos al tiradero municipal para que sean las autoridades las que le den un destino final a los cadáveres y eviten así un problema de salud pública.

"Es frecuente, en los arroyos también nos encontramos que la gente tira a los animales muertos, en todos lados se encuentran animales muertos, la gente donde ve montones de escombro o de basura deposita a los animales", finalizó diciendo la secretaria del Medio Ambiente.