REPORTAJE | POR ANAHY MEZA

“Es un orgullo haber acreditado, ahora mi familia está mejor”

Sergio Benítez -Elemento de la Policía Estatal Acreditable

Su vida son las armas, fue parte de la milicia y la Metro antes de recibir la capacitación para el nuevo esquema de Seguridad Pública.

Celebran Día del Policía.
Celebran Día del Policía. (José Luis Tapia)

Altamira

Sergio Benítez vivió la transición de Seguridad Pública en Tamaulipas, fue de los pocos policías metropolitanos de Altamira que fueron seleccionados para presentar las evaluaciones de Control y Confianza y que además las paso.

Es uno de los 29 policías que en diciembre del 2012 dejó de ser parte de la Metropolitana y comenzó a patrullar como Estatal Acreditado, lo que le permitió incrementar al doble su percepción salarial y darle a su familia atención médica con cobertura al 100 por ciento.

Su carrera son las armas, eso dice él, pues comenzó en la Sedena, donde duró siete años, y luego decidió formar parte de la Policía Metropolitana, donde prestó servicio por cinco años, con un buen historial.

En agosto del 2012 fue separado de 200 efectivos de la Metropolitana para ser enviado a Ciudad Victoria  a las evaluaciones de Control y Confianza, que incluyen examen físico, psicológico, antidopig y polígrafo, entre otras, mismas que duraron tres días, y una semana después le informaron que había acreditado por lo que sería capacitado para formar parte de la Policía Estatal Acreditable.

Fue enviado a capacitación y adiestramiento al municipio de Tamamatla, Estado de México, donde permaneció un mes, y luego lo enviaron a Ciudad Victoria para recibir la instrucción final sobre sus labores como elemento de la PEA y la forma en que las debería desempeñar, bajo el respeto de los derechos humanos y apego a la ley.

Trabaja en un horario de 24 horas por 24 horas, y aunque en este momento está destacamentado en Altamira, lo envían a comisión a otros municipios.

En su casa lo extrañan, dice, pero ya están acostumbrados porque siempre ha formado parte de algún cuerpo de seguridad, por lo que su esposa y sus dos hijos Aldo y Sergio respetan y entienden sus ausencias.

Sus hijos siempre lo han admirado y respetado, pero ninguno quiere ser policía. Sergio admite que la situación económica ha mejorado, pues ahora además recibe un apoyo para viáticos, adicionales a su salario, pero lo que más le llena de tranquilidad es la cobertura médica al 100 por ciento, pues antes como metropolitano sólo tenía derecho al DIF.

“Me siento orgulloso de haber sido seleccionado y de haber pasado, mi función es la misma sólo que ahora nos dieron una mejor capacitación y tenemos mejores prestaciones, ahora mi familia está mejor”, dijo Benítez.

Este 2 de enero el municipio de Altamira decidió festejar el Día del Policía, pues si bien los que prestan el servicio de vigilancia en las colonias ya no forman parte del Ayuntamiento, el alcalde Armando López, quiso hacer un reconocimiento a los policías estatales y a los elementos de la Policía Militar que hacen las labores de seguridad pública.

Pedro Zaleta Alonso, secretario del Ayuntamiento, dijo  que a pesar de que el año pasado desapareció la Policía Metropolitana para dar paso al nuevo modelo de seguridad pública, el municipio tiene una estrecha colaboración con los mandos estatales y militares.

Explicó que las funciones municipales con los cuerpos policiacos se cumplen tal y como quedo establecido en el convenio de colaboración entre Estado y Federación, dado que todavía en la nómina municipal existe apartado para el subsidio de recursos materiales económicos y un 50% sobre el pago de quincenas.