Tabaquismo acelera ceguera en pacientes con orbitopatía de Graves: especialista

La patología caracterizada por provocar ojos “saltones” es muy frecuente en Jalisco, al mes se atienden más de 80 casos. 

Guadalajara

El consumo de tabaco acelera cuatro veces el proceso degenerativo que acompaña a la orbitopatía de Graves (caracterizada por ojos “saltones”), motivo por el cual los pacientes podrían perder la vista en cuestión de meses, advirtió la especialista en oftalmología adscrita al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Luz María Arce Romero.

Se trata de una enfermedad de origen autoinmune es decir, las propias defensas (glóbulos blancos y anticuerpos) causan algún daño en los propios órganos o tejidos corporales, principalmente contra los que rodean los ojos (tejidos orbitarios), incluyendo los músculos que controlan los movimientos oculares. Esto produce inflamación y un aumento de presión detrás del ojo, por eso en ocasiones el globo ocular es empujado hacia adelante y puede aparecer también inflamado externamente. La retracción del párpado superior, que da un aspecto de “ojos de asustado”, y la proptosis, (ojos “saltones”), son los dos signos más característicos de la enfermedad y se trata de cambios que desfiguran el rostro y alteran su fisonomía.

“En determinado momento el cuerpo se defiende de su propio tejido. Son más vulnerables las personas con antecedentes familiares, pero definitivamente hay zonas con mucha incidencia, caso de Jalisco y Michoacán, en donde los pacientes llegan en condiciones más agudas”, señaló.

En consulta especializada se reciben entre 80 y 100 casos mensuales. Hay pacientes a partir de los 16 años de edad, aunque la etapa con mayor incidencia está entre los 30 y 50 años de edad. Dependiendo de la gravedad de la orbitopatía, el tratamiento puede ser conservador o quirúrgico. Ocho de cada 10 pacientes son mujeres, pero en los hombres la enfermedad es más agresiva.

A decir de la especialista, los síntomas de esta patología comienzan con un temblor fino de manos, ojos secos y/o rojos con sensación de “basurita” y que no mejoran con la aplicación de antiinflamatorios tópicos, carácter irascible, pérdida repentina de peso e insomnio, lo que lamentablemente se asocia al nerviosismo o al estrés, lo que para muchos pacientes justifica el consumo de tabaco, sin comprender que se crea un círculo vicioso en el que se compromete, de manera irreversible, el sentido de la vista.

“En algunos pacientes los síntomas son tan sutiles que no buscan atención hasta que los daños se manifiestan en su vista; en otros el consumo de sustancias muy dañinas como el tabaco acelera considerablemente el deterioro. La constante es que en los varones la ceguera puede desarrollarse más rápido, sin permitir tratamiento”, aclaró luego de mencionar que la suspensión del tabaco parece ser una medida razonable que se debe estimular desde el momento del diagnóstico.

El Dato:

IMSS recomienda que las personas con antecedentes familiares de orbitopatía de Graves, se realicen un perfil tiroideo entre los 30 y los 40 años de edad. Si los indicadores se encuentran fuera de la normalidad, se iniciará un protocolo de estudio glandular en busca de datos sutiles que sugieran el inicio de la patología, a fin de evitar la ceguera.