Reparte Monterrey cobijas y chocolate a indigentes

El operativo fue realizado en calles del centro de Monterrey y trasladaron, a quienes accedieron, a los albergues que habilitó el DIF.
El operativo se mantendrá vigente mientras permanezcan las bajas temperaturas.
El operativo se mantendrá vigente mientras permanezcan las bajas temperaturas. (Especial)

Monterrey

Ante las bajas temperaturas en este arranque de año, el Municipio de Monterrey realizó la noche de viernes y madrugada de sábado, un operativo Carrusel con elementos de Protección Civil y Cruz Roja para rescatar del frío a indigentes.

La Coordinación de Comunicación Social de Monterrey informó que alrededor de 50 personas que carecen de hogar, fueron atendidas, a quienes les entregaron bebidas calientes, como chocolate y piezas de pan dulce, además de cobijas.

El operativo aplicó en zonas del centro de Monterrey, como son las avenidas Pino Suárez, Cuauhtémoc, Colón, Calzada Madero, Simón Bolívar y Félix U. Gómez.

"Al menos medio centenar de personas fue atendido la noche del primero de enero en el centro de Monterrey a través del operativo Carrusel para dar abrigo y bebidas calientes a individuos que carecen de un lugar para resguardarse del frío.

"Desde las 18:00 y con una temperatura promedio de seis grados centígrados, los elementos municipales entregaron 50 cobijas, 50 vasos de chocolate, y 50 piezas de pan a igual número de personas, de las cuales ocho fueron trasladadas al albergue del DIF regiomontano ubicado en la calle Antonio I. Villarreal", cita el comunicado.

Se informó que el operativo se mantendrá vigente mientras prevalezcan temperaturas de un dígito y el albergue estará abierto para quien lo requiera, donde se ofrece a los visitantes, de manera adicional, alimentos.

De ser necesario el DIF Monterrey abrirá otros dos centros de atención, que serían ubicados en las colonias Francisco Zarco y Tierra y Libertad.

Este operativo se realiza año con año cuando se presentan bajas temperaturas, sin embargo, hay que destacar que es común que muchos de los vagabundos se nieguen a ser trasladados a algún albergue, es decir, sólo aceptan el chocolate, el pan y la cobija.