Tamaulipas, en el top ten de opacidad: IMCO

Sus focos rojos están en deuda pública y específi cos, tabuladores y montos a programas de apoyo, entre otros.
El Instituto Mexicano de Competitividad le hizo observaciones negativas al gobierno estatal.
El Instituto Mexicano de Competitividad le hizo observaciones negativas al gobierno estatal. (José Luis Tapia)

Tamaulipas

De 31 estados y el DF, Tamaulipas es el octavo más incumplido en sus obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, de acuerdo con una medición del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO).

Y es que la entidad obtuvo un 63 por ciento en esta evaluación del Índice de Información Presupuestal 2015, en la que los más destacados fueron Jalisco, Coahuila y Puebla con 100 puntos cada uno.

Después se ubicó Chiapas con un 97 por ciento, Guanajuato 95%, Tabasco 93%, Colima 92%, Sonora 91%, Baja California 90%, Campeche 88%, Hidalgo 87%.

Yucatán, Tlaxcala y Aguascalientes 86%, Durango 72%, Oaxaca, Veracruz y Sinaloa 71%, Querétaro 69%, Morelos 68%.

Chihuahua, Baja California Sur y Nayarit registraron un 66% de cumplimiento, San Luis Potosí 63%, y Tamaulipas con el mismo porcentaje.

El peor estado en la tabla fue: Quintana Roo con 50 por ciento, después Michoacàn con 52%, Distrito Federal 53%, Zacatecas 56%, Guerrero 60%, Nuevo León y Estado de México 61 por ciento.

En la ficha del estado, se indica que Tamaulipas cuenta con una población de 3 millones, 543 mil 365 habitantes.

La entidad tiene ingresos totales por 41 mil 668 millones 478 mil pesos, de los que 4 mil 472 millones 927 mil pesos son ingresos propios y 37 mil 081 millones 561 mil pesos ingresan vía la federación.

Según se lee, el estado tuvo en 2015 un pago de deuda por 1mil 290 millones 809 mil pesos, y un monto de la misma por 9 mil 862 millones de pesos a junio de ese año. Su gasto de nómina es de 18 mil 548 millones 742 mil pesos.

Sus focos rojos son el rubro de deuda pública y rubros específicos, donde solo cumple al 25 por ciento, sin embargo, también falla en tabuladores y plazas donde tiene un 44% de cumplimiento.

Las fallas en información referente a la deuda pública son: No desglosa topes para contratación de la misma, ni saldos y tipo de garantía.

Tampoco detalla deuda por número de crédito, por tipo de instrumento de contratación, por institución bancaria, tasas de contratación de deuda, plazos de la misma, ni pago de adeudos fiscales anteriores (adefas).

Tampoco financiamiento público a partidos políticos, transferencias al seguro popular y a organismos de la sociedad civil.

No se detalla información sobre presupuesto para la implementación del sistema penal acusatorio, fideicomisos públicos, destinatarios de subsidios, fondo especial para responder a desastres naturales.

También hay opacidad en cuanto a montos de programas para el apoyo del campo, recursos estatales y federales para la educación, presupuesto para mitigación y adaptación para el cambio climático, programas con recursos concurrentes.

Tampoco da a conocer información de indicadores estratégicos y de gestión de programas, presupuesto para la atención de niños, niñas y adolescentes, pago para contratos de asociaciones público privadas o compromisos plurianuales, criterios para aprobar fideicomisos.

Falla al no desglosar tabulador de plazas, precisando empleados de confianza, base y honorarios, número de plazas del magisterio, salarios del personal docente, clasificación de magisterio de confianza y base.

Tampoco presenta información sobre clasificación por objeto del gasto a nivel de capítulo, concepto y partida genérica, clasificación programática, clasificación por fuentes de financiamiento y presupuesto para entidades paraestatales y organismos.

El estado retrocedió un punto en tabla, pues en la medición del año pasado fue el noveno más incumplido y ahora resultó el octavo.

Con base en la información del IMCO www.imco.org.mx la transparencia presupuestal consiste en saber cuánto, cómo y en qué se va a gastar el dinero público y "es fundamental para crear confianza entre los ciudadanos y el gobierno". Añade que con una buena planeación, los estados pueden adoptar una forma estructurada y clara de mostrar al ciudadano el uso de los recursos públicos.

Desde el año 2008, el IMCO evalúa la calidad de la información presupuestal de los estados sobre la base de un catálogo de buenas prácticas y las normas de contabilidad gubernamental.

En diciembre de 2012, el Congreso mexicano reformó la Ley General de Contabilidad Gubernamental, incluyendo algunas recomendaciones de las mejores prácticas identificadas por el IMCO.

El Índice de Información Presupuestal Estatal evalúa la calidad de la misma en las 32 entidades federativas a partir de 100 criterios agrupados en 10 secciones que incluyen aspectos como: El acceso a las leyes de ingresos y presupuestos de egresos. La disponibilidad de datos abiertos y estructura de las leyes de ingresos.

Asimismo, el uso de clasificaciones emitidas por el Consejo Nacional de Armonización Contable (CONAC), el desglose de recursos destinados a las dependencias y oficinas de gobierno.

Información sobre recursos que las entidades federativas transfieren a los municipios/delegaciones. El desglose de recursos destinados al pago de plazas y sueldos de funcionarios públicos.

La información sobre las condiciones de contratación de la deuda pública. Los recursos transferidos de la federación a las entidades.

El presupuesto destinado a fideicomisos, subsidios y programas de las entidades federativas. El tipo de reglas utilizadas por los gobiernos para realizar ajustes y reasignaciones del dinero público.

El IIPE tiene como propósito mejorar la calidad de información de los presupuestos estatales, con el fin de impulsar la lucha contra la opacidad en el manejo del dinero público.

Además, a través del cumplimiento de los criterios para desglosar la información y uso de clasificaciones homologadas, es posible un uso de lenguaje que permita ciudadanizar los presupuestos de una manera más efectiva, puntualiza el documento.