Al olvido, proyectos de los universitarios

En la emisión del programa El Tema, catedráticos del Instituto Tecnológico de Ciudad Madero y el presidente del CIESTH llamaron a que las ideas de los jóvenes sean tomadas en cuenta.
Hasta la fecha ningún trabajo de estudiantes que han recibido reconocimientos han tenido eco entre los Ayuntamientos.
Hasta la fecha ningún trabajo de estudiantes que han recibido reconocimientos han tenido eco entre los Ayuntamientos. (Jesús Jiménez)

Tampico

Los proyectos de investigación que realizan las instituciones de nivel superior en la zona sur de Tamaulipas requieren el apoyo del la autoridad como la iniciativa privada, pues muchos se han quedado archivados, aún y cuando cuentan con importantes beneficios para la sociedad.

En la emisión del Programa “El Tema”, por Multimedios TV donde se abordó la situación que los trabajos que realizan los estudiantes, los catedráticos del Instituto Tecnológico de Ciudad Madero, Federico Chow Flores y María Cristina Guerrero Rodríguez, mencionaron que hay propuestas para mejorar infraestructura como el medio ambiente que no han sido tomados en cuenta y que son necesarios. 

Ante esto, Luis Apperti, presidente del CIESTH, reconoció que estas ideas se pueden aplicar en la región, comprometiéndose a darle seguimiento y hasta respaldarlos económicamente, a través de apoyos bajados mediante la Secretaría de Economía como en el Conacyt.

De acuerdo a los invitados, hasta la fecha ningún trabajo que estudiantes de diversas carreras crearon y hasta llevaron a exposiciones, ferias y concursos nacionales e internacionales, tiene eco entre los ayuntamientos, en parte, porque los funcionarios tienen otros interés o se enfocan a otras actividades, agregando el representante de la iniciativa privada el poco vínculo existente de la sociedad con estas propuestas.

Por eso, se espera que más adelante tengan el aval de los empresarios, como al mismo tiempo sean conocidos por la población en general, ya que el común denominador es seguir creando para beneficio social, ya sea buscando mejorar la calidad de agua, tener una mejor infraestructura, hacer más eficiente la recolección de basura y la vialidad, y hasta sacarle provecho a la plaga que ha sido el Pez Diablo en el sistema lagunario.

¿Cuál es la cifra de proyectos al año o al semestre que se presentan en el caso del Tecnológico de Ciudad Madero?

Al responder Federico Chow, comentó que “en eventos oficiales, hablando de número más redondos, se presentan 60 proyectos por semestre. Independiente a esto, hay otras propuestas que se generan en materias donde no los terminan para meterlos para concursos oficiales. Ya con esto se cuenta con 80 proyectos semestrales, agregando que hay otros internos o externos”.

Y esto esos proyectos que son considerados para concursos, ¿son obligatorios por parte de la SEP o la Dirección de Institutos Tecnológicos?

Menciona Cristina Guerrero: “No lo son, y es lo bonito ya que por iniciativa de los jóvenes le dan in valor agregado a su vida de estudiante y hace que participen en giras, en congresos, en simposiums, en diferentes actividades donde dan pie a que se generen publicaciones científicas, y eso los ha encaminado a irse más lejos, tanto a eventos nacionales como internacionales”.

En el reciente semestre, ¿qué proyectos ya están en eventos o se encuentran listos para concursar?Cristina Guerrero: “Cada semestre tenemos eventos académicos y motivamos a los alumnos a que participen en ellos.

En el semestre de enero-junio está el Evento Nacional de Innovación que organiza la Dirección Nacional de Institutos Tecnológicos, y se participa en el área de productos, procesos o servicios, enfocado como un plan de negocios.

También está el Certamen Estatal de Creatividad e Innovación Tecnológica, que organiza el gobierno del estado. Aquí se estableció un vínculo con una red que viene a hacer la Expo Ciencias Nacional; los ganadores de la etapa estatal participan directamente y es una oportunidad de ir a foros internacionales, ya sea feria o exposiciones, o en su caso concursando, sobre todo los que hayan acreditado”.

¿Algún evento donde están participando?

“Se llevó un evento en Abu Dabi, en los Emiratos Árabes. Se llegó tras la Expo-Ciencias Nacional que estamos buscando traerlo a la zona sur, y estamos trabajando para que no sólo sea una o dos acreditaciones que recibimos cada año desde el 2004, para ahora tener mayor presencia por ser sede, y queremos aprovecharlo para proyectar más a los muchachos.

Este proyecto en Abu Dabi, es de perfil médico, pero básicamente no innovamos la cuestión médica, sino la electrónica. Ayuda a los traumatólogos a localizar los orificios que llevan los clavos de bloqueo distal; cuando hay una fractura en un hueso, para que se solidifique de manera adecuada se alínea y se le fija con un par de clavos que se introducen en la parte intramedular del hueso, la parte suave, para que el hueso fracturado no se rompa.

Este bloqueo distal llega a la punta se hace en una parte del cuerpo que no se ve y se utilizan algunos métodos alternos como radiaciones para determinar dónde está el orificio, como cuando se busca hacer un orificio con un taladro en la pared. Este método cuenta con unos imanes donde se detecta el orificio y tiene una precisión de 5 milímetros, y ahí es donde se donde se perfora, sin dañar más de la cuenta los huesos ni abrir el músculo.

Son alumnos de Electrónica en conjunto con los alumnos de Ingeniería Industrial, y e inclusive fue una versión distinta la que se llevó a Abu Dabi que la presentada a nivel nacional”, habla Chow Flores.

¿Y qué respuesta tuvieron?

“La mayoría apoyaron la idea, les pareció genial, solo hubo uno que retroalimentó de manera positiva, pero a ellos les sirvió mucho, las diferencias de opiniones son buenas, sirven para mejorar.”

¿Algún proyecto que se realiza para bien de la sociedad del sur de Tamaulipas?

“Se está trabajando con un proyecto que tiene que ver mucho con un impacto ambiental, el tratamiento que le pudiéramos dar al Pez Diablo, especie que tiene gran presencia en todo el sistema lagunario, y por sus características geológicas se come al resto de las especies nativas, y la fauna está en decadencia, dejando sin ingreso a los pescadores, ya que dicho pez tiene una coraza que les rompe sus redes.

Estamos en proceso experimental, se planteaba el aprovechamiento de la piel para carteras, cinturones, bolsas, se experimentó en la obtención de Omega 3, y ser susceptibles de extraer, industrializar y comercializar. Si dejamos el pez así, en 5 años vamos a estar como Chiapas, Tabasco o Michoacán donde están infestados. Incluso, en Michoacán acabaron con la presa “El infiernillo”, que dio origen al nombre de este pez. Incluso, de 5 mil pescadores solo quedan 2 mil”.

¿Lo presentado en ese estudio significa que se puede salvar la laguna o está ya en una situación crítica?

“Se puede salvar, pero las medidas que se deberán tomar tienen que ser urgentes y drásticas”.

Y las autoridades son quienes deben participar…

“Claro, Profepa, Semarnat, esas entidades a quienes les corresponde. Tiene que ser un grupo comprometido, que abarque a pescadores, investigadores, el gobierno y muchas partes, y es una suma con el objetivo que es para el bienestar de nuestra sociedad y entorno ecológico. Hay una iniciativa de los pescadores, tiene un club de captura y ya coincidimos, agregando al Cetmar que están con su estudio.

Nos reunimos los tres y vemos lo que tenemos, uno con la parte biológica y otro con la industrial, pero primero mediante pruebas de los metales pesados, esperando que Conacyt nos mande un presupuesto para enviar las pruebas a un laboratorio certificado en Veracruz, queremos aprovechar la carne para consumo humano, como atún, machaca, pero todo depende de las pruebas”.

Hay muchos planes que el Tec Madero puede aportar y que la Iniciativa Privada puede apoyar…

Dice Luis Apperti que “así es, cuando se habla de investigación, de compromisos de una institución educativa por ayuda a la sociedad lo que primero que se me viene a la mente y con la experiencia que hemos tenido, es la vinculación con la sociedad y en el CIEST podemos hacer muchísimo, porque no puede haber mejor abanderamiento a cualquier proyecto que la sociedad involucrada.

Este tipo de situación siempre nos enteramos cuando el problema es drástico, urgente; no tenemos una cultura de prevención porque no estamos educados, y cuando hablan de protocolos, eso es muchos de los problemas en la región en el estado y en México.

Ha faltado que estos proyectos tengan la vinculación con la sociedad. Sé que hay varios estudios que tienen un gran contenido social y están en el librero, a la buena de Dios, porque nadie tuvo la fuerza e idea de sacarlos y fortalecer el trabajo que las instituciones académicas hacen.

Estamos comprometidos de trabajar con la academia para que la sociedad pueda participar y empoderarse. Si los ciudadanos no nos hacemos responsables y exigimos a los responsables que hagan su parte, no vamos a cambiar”.

Y la región se presta para hacer muchas cosas…

“Un tema que poco se ha tocado y que se da cuando llueve, es que tenemos la nada agradable presencia de los cocodrilos, el incremento de la población en toda la zona es enorme, lo que puede derivar en un gran problema o una gran oportunidad turística, en el cual participemos todos.

Hay cosas que como se señala se presta para que los estudiantes egresados se conviertan en emprendedores de su propio negocio, que no sólo salgan y empiecen a meter curriculums a las empresas, que ellos aprovechen estas investigaciones para salir adelante proponiendo algo de beneficio a la gente”.

En este caso, ¿qué propone el CIESTH como trabajo de investigación a realizarse en breve, cuál es la necesidad?

“Lo pongo en dos asuntos particulares: infraestructura y medio ambiente. La riqueza ambiental que tenemos en la zona es evidente. Hay una broma irónica, estamos rodeados de agua pero no es agua limpia, y los ciudadanos lo seguimos tolerando, porque no nos hemos opuesto a que se detenga la contaminación y se desaproveche.

Recuerdo que hace meses había una emergencia terrible por sequía, y luego hubo problemas de inundación, ¿en dónde se quebró el equilibrio? Le echamos la culpa al cambio climático por las condiciones tan severas, por las lluvias que nunca habíamos tenido.

Einstein dijo que no sabía cómo sería la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta seguro será con piedras y palos, porque no habrá agua. El gran problema del mundo se basa en agua y alimentos. Si tenemos la bendición de tener agua, cómo es que no la estamos aprovechando. Esas dos áreas deben ser lo importante”.

¿Y los estudiantes ya trabajan en esto que propone la iniciativa privada?

Declara Federico Chow que “hay algunos trabajos hechos ya con el Lirio, experimentos que no se han implementado con el pasto vetiver que tiene la característica de absorber los metales pesados. Hay tanta inversión en la Comapa para tratar de que el agua salga pura, pero estamos peleando contra un monstruo que no hemos detectado o no sabemos cómo es.

Primero vamos a saber qué tiene el agua, qué es lo que la hace mala y quitárselo para que se pueda utilizar. Por iniciativa de los muchachos que sufren este problema en sus casas, investigan y encuentran que es el pasto vetiver quien hace dicha función, y aunque hay que traerlo se puede emplear el alcatraz, que no es propenso en esta zona aunque es nativo del país, y que hace lo mismo que el vetiver.

Así, mientras la Comapa tiene alternativa para solucionar el agua que está sucia, las autoridades ya no tendrán que gastar dinero en su tratamiento y el recurso lo puede utilizar en otras cosas de más provecho para la ciudadanía”.

Los proyectos que han trabajado, ¿a qué autoridad se han presentado y qué respuesta han tenido?

“Desde hace años hemos puesto los trabajos de los estudiantes a disposición de los alcaldes y funcionarios pero hasta la fecha no hemos tenido mucha respuesta. Los alumnos son los encargados de tener la iniciativa y acercarse a ellos.

El año pasado un grupo de profesores fueron al ayuntamiento de Ciudad Madero con una propuesta de sistema logístico de acopio de la basura, y hay cierta retroalimentación de la información, pero ahí quedó.

Pasa también que las líneas de gobierno que cambian cada tres años son distintas, aunque nosotros nos enfocamos en lo que nos pida. Lamentablemente ninguno de los proyectos ha fructificado como quisiéramos, y son varias propuestas que hemos puesto, como automatizar el sistema de alumbrado, la semaforización de Ciudad Madero con toda la sincronía, pero no se ha concretado nada oficial”, afirman ambos catedráticos.

Como presidente del organismo (CIESTH), ¿qué iniciativa hay del sector empresarial local para apoyar estos proyectos?

“De entrada tenemos un Comité de Vinculación con la Academia.

Descubrimos que en el CIEST tenemos sillas en los consejos de las universidades de la región, y jamás asistimos a las reuniones.

Proponemos que una persona, con el tiempo y dedicado solo a eso asista, platique y vea las oportunidades y las traiga al pleno del organismo donde podemos ser gestores de recursos a través de la Secretaría de Economía y la Conacyt, sobre todo para proyectos productivos donde vamos a traer desarrollo.

Hasta podemos patentar productos derivados del Pez Diablo”.