Grupos políticos de Jalisco deben definirse sobre el trasvase a León

Espaldarazo de alcaldes de PMC y del Grupo UdeG sólo dejan como dificultad la relación con el gobierno estatal, señala el coordinador del observatorio
La construcción de la obra se detuvo el 3 de julio de 2014, a 30 centímetros antes de que alcanzara los 80 metros de altura
La construcción de la obra se detuvo el 3 de julio de 2014, a 30 centímetros antes de que alcanzara los 80 metros de altura (Milenio)

Guadalajara

El Observatorio Ciudadano para La Gestión Integral del Agua en Jalisco considera que es tiempo de definiciones entre los grupos políticos de la entidad en torno al conflicto del trasvase de agua del río Verde a León. Y encuentra que tanto la Universidad de Guadalajara como los presidentes municipales emanados del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) han manifestado públicamente posturas favorables a la conservación del recurso en Jalisco, lo que forma parte de la lucha de ese organismo conformado por el gobierno de Jalisco, con el que mantiene una relación contradictoria.

Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, coordinador del observatorio, destaca la importancia del compromiso público asumido por el grupo político que encabeza Enrique Alfaro Ramírez, y sostiene que para ellos, la conservación de los pueblos amenazados con inundación por la presa El Zapotillo es tan importante como salvar los derechos ambientales de una cuenca como la que atraviesa la mayor parte de Los Altos de Jalisco.

“Sencillamente, es una oportunidad que está tomando un grupo político, para validar de alguna manera al observatorio; esa declaración de que harán cumplir de alguna manera las recomendaciones definitivamente favorece el trabajo;  nosotros hemos insistido y se puntualizará siempre, es que no somos  un órgano partidista, no estaremos ni casados ni peleados con nadie, y definitivamente como autoridades municipales que lo hagan, es bueno, porque es lamentable que siendo el Ejecutivo el que crea este observatorio, haya hecho oídos sordos a nuestro trabajo”, pone en relieve en entrevista con MILENIO JALISCO.

- Habrá que suponer que los alcaldes no sólo quieren agua para Guadalajara, sino el compromiso de manejarla bien el recurso y no nomás traerlo de fuera para la expansión inmobiliaria…

- Definitivamente, y eso abarca lo que ya pusimos en el tercer bloque de recomendaciones, el tema del área metropolitana: la protección de las áreas de recarga de los acuíferos, los estudios para contabilizar el agua que se está extrayendo, conocer verdaderamente el agua subterránea y comenzar a entrar al cuidado del ciclo hidrológico; lo obvio es que eso nos tiene que llevar a voltear hacia el crecimiento desordenado, que se ha seguido teniendo, y ver qué se está planeando para el futuro, en el propio Imeplan [Instituto de Planeación Metropolitana]; es necesario caminar a una gestión integral , no a capricho de grupos especiales;  algo que beneficie a todos y genere equidad, con un peso de gobernanza importante…

- Porque una ciudad tan mal gestionada necesitará más y más agua de afuera, y no hay cuenca que ajuste para eso…

- Así es, se tiene de alguna forma gradual llegar a la reutilización de volúmenes, la infiltración, ver los manejos para resolver las inundaciones y que esa agua se vaya al subsuelo […]  hay que trabajar y rescatar las cuencas, cuidarlas, que verdaderamente sea integral.

Márquez Gutiérrez considera esencial recordar que Temacapulín es parte de la agenda prioritaria del observatorio, es decir, que ese poblado no sea inundado bajo ninguna circunstancia. Estima que si se evita el trasvase, están dadas las condiciones para ello.

“Es muy importante, no se le puede poner un valor monetario a toda una cultura y una forma de vida; cancelando el  trasvase, la presa basta con llenarla a unos 60 metros, y eso en definitiva salva a Temacapulín; hay que ver las adecuaciones técnicas de la obra, que ya está terminada, pero el eje es evitar el trasvase a León”, puntualiza.

MC