Cierra 2015 con obras inconclusas en Tamaulipas

El sector empresarial de Tampico, Madero y Altamira demanda que se dé celeridad a la infraestructura que esté pendiente en el sur de Tamaulipas.
La Plaza Gobernadores es una de las obras que se requerirán para el próximo periodo vacacional.
La Plaza Gobernadores es una de las obras que se requerirán para el próximo periodo vacacional. (Milenio Digital)

Zona Conurbada

Dirigentes empresariales de Tampico, Madero y Altamira, lamentaron que 2015 cierre con al menos una decena de obras inconclusas.

Dijeron que se quedaron atoradas obras como la conclusión de la obra peatonal de la calle Aduana, el Barquito, la terminación de la Avenida Monterrey, el Callejón de Barriles en Madero, la primera fase de los mercados municipales de Tampico, la Plaza Gobernadores, la Casa de la Tierra en Madero, la Terminal de Usos Múltiples, la Aduana de Tampico, el Canal de la Cortadura.

El sector empresarial ve como uno de los principales retos del 2016, aterrizar la vialidad necesaria para hacer frente al desarrollo vertical que se prevé para la zona, por lo que demanda garantizar continuidad en proyectos de infraestructura pública y construir una agenda de desarrollo urbano de un mínimo de 20 años, que de manera integral y sustentable, contemple temas de conectividad y seguridad.

Andrés Zorrilla, presidente del Consejo Empresarial de Madero habló de la urgencia de contar con infraestructura de vialidades.

"Vemos en estas fechas, que ya no es posible circular por las principales avenidas en horas, o días pico de consumo por importantes de la zona conurbada, esto afecta la competitividad de los propios comercios porque la gente se abstiene de acudir a ellos o prefiere diferir sus compras para otro lugar, aunado a las molestias ciudadanas que esto conlleva", dijo.

Al preguntársele cuáles serían las soluciones a estos cuellos de botella, respondió que antes que nada la obra pública debe ser preferentemente sustentable y que además de aportar desarrollo urbano, incentive la inversión y acompañe a la iniciativa privada, cuando se busquen desarrollar centros o plazas comerciales.

"Si lo anterior tiene ese objetivo, entonces la obra pública se justifica y genera otros beneficios como la derrama económica y generación de empleos. El Fashion Mall de Avenida Ejército, en su momento requerirá alivios viales en la conexión de Tampico y Madero a la altura del Boulevard Adolfo López Mateos, en donde está previsto un paso subterráneo, al cual no se le ha dado seguimiento y en su momento también se estrangulará esa vía alterna al centro de ambas ciudades", señaló.

Considera que la visión de nuestra conurbación tiene que ser integral y contemplar criterios de obra que repercutan en las tres ciudades, para lo cual, dijo, las autoridades locales deben trabajar en la misma sintonía, teniendo como referencia en concreto, que el distribuidor vial de Avenida de la Industria con el Libramiento Poniente, es una obra que por su ubicación beneficia al tránsito pesado, turístico y residencial de Tampico, Madero y Altamira.

"Proyectos como éste deberían estar no parte de un inventario de obras de 2 pisos de desarrollo urbano y vial para aliviar la demanda de la zona y generar atracción de inversionistas. Como parte de un gran plan transexenal".

¿Cómo se darían estos efectos de desarrollar estas obras dentro de la zona conurbada, para las cuales se requieren recursos? "Se requieren recursos pero además de gran magnitud, de gestión de una visión que supere la de dos dígitos en millones de pesos y que se deje de pensar que somos una zona que pude aspirar a 30 ó 35 millones como meta de logros gestionados, y peor aún, subirlos a la agenda para 2016 como una propuesta cuando hay zonas como la nuestra que han logrado bajar más de 600 millones de pesos, como partidas adicionales a su presupuesto anual para efectuar obras de infraestructura. Con esto se podrían estar edificando 3 ó 4 pasos a desnivel, subterráneos o libramientos por año".

Recordó que "la iniciativa privada ha dicho a sus autoridades desde hace suficientes años, que está lista para sumarse a esta gestión para apoyar, coadyuvar y trazar una nueva estrategia, todos juntos, como se está haciendo en otros estados". ¿Qué es entonces lo que ha faltado o lo que ustedes están proponiendo?

"Dos aspectos fundamentales empáticos con los criterios de desarrollo económico, urbano y social de otras regiones: Primero que nada una política de continuidad de los mismos proyectos y la misma promoción afines a las vocaciones de la región, que no cambie ni sea perecedera por cada administración municipal o estatal, debe haber una agenda de desarrollo de un mínimo de 20 años que contemple desarrollo urbano, conectividad y por supuesto seguridad.

Segundo, que esa agenda de planes, proyectos y estrategias se convierta en un pacto de aportación de ideas y proyectos que tracen una planeación consensada entre autoridades e iniciativa privada, representada por organizaciones empresariales como la generadora de fuentes de empleo, que permitan convertir el desarrollo también en beneficio ciudadano, escuchando de lleno estas necesidades.

¿Con lo anterior, cómo se vería la región en un mediano plazo? "Seguramente como una gran zona conurbada integrada y progresista, tema del que al menos en lo normativo ya se ve algún avance y coincidencia, porque por lo pronto ya se aceptó la opinión de especialistas y colegios ,como el de los Arquitectos del Sur de Tamaulipas, de crecer en lo vertical con grandes edificios, por la reserva de espacios territoriales, a lo que ya se oyen propuestas de hacer lo propio en cuanto a reglamentos se refiere, pero entonces tendríamos edificios muy altos y habitados, con una ciudad de un piso y dos pasos a desnivel por cuanto hace a vialidades, "achaparrada", que por supuesto no estaría a la altura de las normas que se quieren implementar porque no existe un acuerdo previo para esto, en lo que habría que trabajar a la par con estas reglas de construcción para ser congruentes con las ideas y las agendas". ¿Qué otros beneficios habría con esta estrategia?

"Toda esta política de continuidad y pacto de agenda de largo plazo, traería grandes beneficios no solamente para el desarrollo económico de la región; permitiría una gran generación de empleo con lo cual se lograría un efecto transversal en nuestra sociedad, porque en una comunidad con empleo e ingresos en las familias hay mucho menos margen a la delincuencia y por supuesto en un largo plazo no tendría que ser con policías en las calles como esto se resuelva, aunque de momento esto lo controle, en un futuro no debería de ser la seguridad la premisa de nuestra zona, pero los círculos virtuosos se construyen así , en consenso. Esperemos y apostaremos a que así sea", concluyó.

Por su parte, el presidente del Consejo Empresarial Puerto Altamira, Salvador Deschamps, señaló que las autoridades deben ser más conscientes y cuidadosos al momento de hacer anuncios de proyectos, sobre todo cuando se trata de grandes obras como las antes mencionadas, porque muchas veces debido a que los presupuestos se agotan es imposible iniciarlos y se quedan ahí en una lista de espera.

"Esto debe de ser en todos los ámbitos tanto en el municipal, como estatal y federal, y es que casi siempre, los recursos vienen llegando casi al cierre de año, además de que muchas de las veces sólo se dan anuncios pero sin tener más información y es el caso de muchos proyectos en la zona", expresó.

Recordó el caso de la obra del "Barquito", que fue anunciado hace dos años aproximadamente y hasta el momento apenas se encuentran en el proyecto inicial, pero confió en que pronto aterrice, ya que se trata de una de las arterias principales donde pasan los transportistas del Puerto de Altamira.

"Muchas de las veces toman este tipo de proyectos como políticos, ya que estas personas en lugar de tener un poco más de responsabilidad para tratar este tipo de temas y hablar, muchas veces hablan sólo por hablar", indicó.

Por ello pidió más compromiso por parte de las autoridades al momento de anunciar proyectos, así como también hacer un poco más de gestión para que los recursos se liberen antes y dejen de afectar fechas importantes como las que actualmente se tienen, sobre todo hablando del sector comercial, que se ve afectado por las obras que no fueron concluidas en Tampico.

Para el sector comercial, sin duda causa problemas que obras como el del paso semi-peatonal (Calle Aduana) de Tampico no haya quedado listo, aunque hay el compromiso de concluirla lo más pronto posible, señaló el Presidente de la Canaco, Carlos Delgado Arguelles. Mencionó que es importante que legisladores que tienen la oportunidad de hacer algo en el nivel federal, logren que los recursos se liberen antes, pues es común que estos lleguen ya casi para terminar el año y que se presione al municipio para aplicarlos, de lo contrario se pueden perder.

"Ésta se dio ya en el último semestre y hasta donde sé, se tenía que comenzar o se corría el riesgo de que el recurso se regresara, por eso se comenzó tan rápido, aunque también hay que pensar que se hace en temporadas altas y que de alguna manera nos afecta, porque muchos comercios esperan estas fechas para recuperarse", expresó.