Solo incertidumbre provoca obra del Barquito a familias

Los habitantes del sector afirman que aceptarán reubicarse con el pago de 1 millón y medio de pesos como indemnización.
La obra con recursos de Pemex no tiene fecha.
La obra con recursos de Pemex no tiene fecha. (José Luis Tapia)

Altamira

La falta de recursos económicos mantiene estancado el proyecto del distribuidor vial o paso a desnivel "El Barquito" y en la incertidumbre a más de 200 familias de siete colonias que se ubican en la periferia donde se pretende construir la obra.

Al menos un millón y medio de pesos aceptarán como pago o indemnización, las familias que se verán en la necesidad de reubicarse debido a esa infraestructura vial.

Ricardo Hernández, representante del sector Miramar, dijo que residentes de los sectores Miramar, Miramar 1, colonia Habitacional, Nuevo Madero y Los Fresnos, viven con la incertidumbre por no saber si venderán sus viviendas a fi n de que se pueda construir la obra y si les darán un pago justo.

"Aquí en el sector, se estima que serán afectadas alrededor de 70 familias, la mayoría no quieren vender, sin embargo no quedará otra opción y lo menos que piden por una casa habitación de dos recamaras, sala comedor y cocina, más cuarto de servicio, supera un millón 500 mil pesos, que sumando el número de familias, la cifra se incrementará considerablemente".

Reiteró que existe una marcada preocupación entre los habitantes de los sectores que se verán afectados, pues no se sabe nada desde 2011, cuando un representante del gobierno estatal visitó las colonias para plantear la posibilidad de comprar los terrenos, sobre todo de las familias que se encuentran asentadas en la periferia de lo que será el proyecto del paso a desnivel.

"Aquí en las colonias hemos vivido muy inquietos porque nadie nos dice nada, somos aproximadamente 70 familias que se mantienen en la incertidumbre al desconocer el avance del referido proyecto".

QUIEREN VIVIR TRANQUILOS

Varios años han transcurrido desde que los habitantes de colonias cercanas al cruce del Libramiento Poniente y Avenida de la Industria, se enteraron por primera vez del proyecto del distribuidor vial "El Barquito", dijo el ex regidor Jorge Ponce, residente del sector Miramar.

Detalló que vecinos se han acercado al ayuntamiento para pedir informes sobre la referida obra, incluso se ha detectado que existen viviendas que se encuentran sin familias, sin embargo se desconoce si fueron vendidas o abandonadas.

"Aquí el punto es que todos los vecinos se mantienen con la angustia, porque no saben qué estará pasando con sus propiedades luego de que gente del gobierno estatal de pasadas administraciones se acercaron a informar que se llevaría a cabo el proceso de compra venta, y que necesariamente se tendrían que mover", refirió.

El ex regidor destacó que el año pasado, el secretario de Obras Públicas en la entidad Manuel Rodríguez, confirmó que se pagaron cerca de 30 millones de pesos, por concepto de la indemnización de las familias de las colonias Miramar y Nuevo Madero, como parte de los procesos que se requieren para llevar a cabo el proyecto del distribuidor, sin embargo esto no se confirmó, y no se sabe con qué familias se hizo la negociación.

"Hay muchas incógnitas en este tema, considero que por los tiempos, en esta administración estatal ya no se podrá realizar", dijo.

Epifania Morán, líder del sector Miramar, recordó que la última ocasión que firmaron una carta compromiso para la compraventa con gente del gobierno de Tamaulipas, fue entre el 2008 y el 2011 y este compromiso se pactó ante la secretaría de Desarrollo Social representada por Manuel Tijerina.

"Pero a la fecha no ha habido diálogos con los vecinos, quienes se mantienen con la zozobra por no conocer qué pasará con sus propiedades, recuerdo que me ofrecieron 900 mil pesos, pero ya no regresaron y no sabemos qué hacer porque estamos de manos atadas, no podemos construir nada en nuestra casas porque sería como tirar el dinero en caso de que se inicie la obra", aseveró.

Destacó que quieren vivir con tranquilidad y no con temor por el desconocimiento del proyecto y del proceso de indemnización.

El pasado mes de diciembre, el secretario de Obras Públicas en la entidad Manuel Rodríguez Morales, aseguró que se pagaron cerca de 30 millones de pesos, por concepto de indemnización de las familias de las colonias Miramar y Nuevo Madero, como parte de los procesos que se requieren para llevar a cabo el proyecto del distribuidor vial "El Barquito" en Altamira.

En esa ocasión, dijo en entrevista que el gobierno de Tamaulipas ya contaba con el proyecto ejecutivo, la liberación de derecho de vía, además que se había concluido con la indemnización de las familias, información que contrasta con la expresada por vecinos y autoridades municipales.