Caos y hartazgo con obras del Metrobús

Problemas como 'cuellos de botella' y molestias al volante, son las consecuencias que pueden notarse en las principales avenidas de Torreón, sobretodo en las horas pico cuando aumenta el tráfico. 
El embotellamiento entorpece la circulación y la molestia de los conductores es no ver a nadie trabajando.
El embotellamiento entorpece la circulación y la molestia de los conductores es no ver a nadie trabajando. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

A pesar del operativo montado por la dirección de Tránsito y Vialidad, las obras del Metrobús traen consigo molestias de la ciudadanía, ya que los tiempos de traslado se han incrementado hasta 30 minutos o más por el desvío del tráfico. 

Se producen 'cuellos de botella' en la confluencia de grandes avenidas, las horas pico y el calor, incrementan la molestia de los conductores.

Un automovilista tarda en promedio más de 30 minutos para cruzar las vías alternas que se han estipulado por la autoridad para sortear el bulevar Revolución donde se realiza la obra. 

A las doce del mediodía, conforme se incrementa la temperatura, el pavimento se calienta más y más, los motores concentran el calor al estar varados y dentro de los autos se produce un efecto horno, lo que detona el sonido del claxon de los automovilistas. 

La hora de salida de las escuelas desquicia el tráfico, el aforo vehicular se estanca, el recorrido que normalmente se hace en unos cuanto minutos, se lentifica hasta llegar a vuelta de rueda. 

TE RECOMENDAMOS: Automovilistas desesperados por obras del Metrobús

Los cruceros que desembocan a las vialidades más concurridas, llegan a tener filas muy largas de automovilistas esperando su turno de avanzar y salir de la zona de obras.

El Diagonal Reforma es una prueba de las largas filas que se hacen a la entrada y salida de las escuelas, como de los trabajos. Los ciudadanos molestos expresaron que forzosamente tienen que atravesar la zona de obras, para llegar a la escuela o al trabajo. 

Otras vialidades saturadas de automóviles son la Juárez, Allende, Bravo y así como el Paseo de la Rosita, Paseo del Olimpo y la calzada Saltillo 400.

“Como ciudadanos que sufrimos y pagamos las consecuencias de estas obras, también nos damos cuenta del tiempo que tardan en realizar los trabajos. Al pasar diariamente vemos si hay maquinaria o trabajadores en el lugar, eso es lo que más nos molesta, que no se ven hombres trabajando en todos los sitios de la obra, señaló Juan Gómez, automovilista. 


rcm