Preocupan riesgos por el nuevo sistema de justicia penal

Opinan en el 8° Congreso Mundial de Ciencias Forenses en Puerto Vallarta.
El Código Penal Único es una de las legislaciones necesarias para la implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio.
Existe la posibilidad de que nos encontremos ante un proceso de simulación de nuevo sistema de justicia (Cuartoscuro)

Puerto Vallarta

El proceso para implementar el nuevo sistema de justicia penal en México conlleva muchos riesgos y por ello no en todos los lugares donde ha iniciado ha sido exitoso, lamentó Germán Guillén López, mexicano, doctor en derecho por la Universidad de Salamanca de España, maestro en ciencias penales.

En el 8° Congreso Mundial de Ciencias Forenses, que se lleva a cabo en el hotel Sheraton de Puerto Vallarta, al hablar de la investigación criminal en el nuevo proceso penal, resaltó que “estamos ante una reforma estructural, no solamente procesal, es decir, no se está cambiando sólo la ley, sino toda la estructura, pues aparecen figuras nuevas en el sistema de justicia”.

Recordó que le tocó participar en el primer diagnóstico nacional que se hizo sobre el tema, en el cual “se cometieron errores, muchas veces fue centrarse en el juez, en el Ministerio Público, olvidando algo sustancial: el policía es el primero que llega a la escena y si no hace bien su trabajo va a provocar un efecto dominó”.

Dijo que con la reforma, el policía tiene facultades de investigación, por lo cual expresó su preocupación de que “estamos ante una transición que tiene muchos riesgos y no en todos los lugares del país ha sido exitosa”.

Planteó que estamos pasando de un sistema que duró casi 90 años, inquisitivo mixto, a uno de corte acusatorio preponderantemente, pero que requiere de un esfuerzo que rebase lo político, es decir, un esfuerzo institucional. Y en México existe un nivel elevado de desconfianza en las instituciones.

“Lamentablemente, como ha pasado con otras reformas, los tiempos políticos impactan en la promoción o implementación de una reforma, sobre todo si tomamos en cuenta que desde 2008 se dio un tiempo de gracia y lo que no se pudo avanzar en seis años difícilmente se podrá hacer en dos”.

Advirtió que existe la posibilidad de que nos encontremos ante un proceso de simulación.