Tribunal Superior tiene nuevo presidente

Carlos Emilio Arenas Bátiz recibió la mayoría de los votos por parte de sus compañeros magistrados, para ocupar el cargo del 1 de agosto de 2015 al 31 de julio de 2017.
Carlos Emilio Arenas Bátiz, nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de Nuevo León.
Carlos Emilio Arenas Bátiz, nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de Nuevo León. (Jorge López)

Monterrey

Carlos Emilio Arenas Bátiz fue elegido esta mañana con nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de Nuevo León.

El nuevo magistrado presidente fue electo por mayoría con 15 votos a favor, mientras que Juan Manuel Cárdenas recibió sólo un sufragio; Arenas reemplaza en su cargo a Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, que se desempeñó durante 14 años.

Arenas Bátiz fue electo para este cargo para el periodo del 1 de agosto de 2015 al 31 de julio de 2017.

La elección se realizó en una sesión del pleno del Tribunal, durante 40 minutos en votación secreta de sus 16 integrantes.

El magistrado presidente electo afirmó que llegó al cargo sin el respaldo del gobernador en turno Rodrigo Medina o del entrante Jaime Rodríguez Calderón.

"No hubo señales de ese tipo, creo que en ese sentido fue un proceso ejemplar porque fue una dinámica que hicimos los compañeros magistrados, yo estuve platicando con muchos de ellos, incluso días atrás tratando de sumarnos a mi proyecto y así lo fui logrando uno por uno, no tuve el respaldo de ningún gobierno sino del consenso que logré generar entre mis compañeros", indicó.

Sin embargo, es vinculado al despacho Santos Elizondo, del que forma parte Fernando Elizondo Barragán y que además fue propuesto por el entonces gobernador José Natividad González Parás –cuyo hermano integraba ese buffete- para desempeñarse como magistrado del Tribunal Superior de Justicia para el periodo 2004-2014.

Arenas Bátiz señaló que durante su periodo impondrá innovaciones y la mayor transparencia posible en la transmisión de las sesiones y las sentencias.

"Vamos a transparentar al máximo nuestro trabajo no sólo administrativo, sino jurisdiccional, nos tocará implementar la nueva Ley General de Trasparencia y el nuevo marco que se aprobará y la mayor transparencia posible.

"(Propondremos) las sesiones públicas, podríamos algunas transmitirlas, tenemos que ser cuidadosos del tema de los datos personales, no todas tienen la capacidad de ser transmitidas en una audiencia grande y pueden ser presenciadas en vivo en las propias salas de audiencias y escalar a una transmisión amplitud tendría que consultar con los compañeros", indicó.

Ante los recortes que pudieran aplicarse con el nuevo gobierno electo, el magistrado presidente estima que no sea así en el Poder Judicial del Estado.

Dijo que representa un reto tomar las riendas del TSJ, así como implementar la justicia oral.

"Representa el compromiso de mejorar la institución y hacerlo de cara a los nuevos retos, implementar la justicia oral, y lo que implica. Confío completamente en los jueces, que son gente imparcial y recta, aunque también admito que a veces hemos tenido problemas de transmitir esta imagen", señaló.

Por la tarde, Arenas Bátiz toma protesta de Ley para formalizar el acto en el auditorio Jorge Treviño del Poder Judicial del Estado, donde también Guerrero Gutiérrez dará su último informe de actividades donde acudirá el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

¿Quién es Arenas Bátiz?

Estuvo en la Procuraduría General de la República como director general de la Unidad de Atención a Recomendaciones de Derechos Humanos (1993-1994). Fue el último director de los Talleres Gráficos de la Nación y primer director General de los Talleres Gráficos de México (1994-1995).

Se integró como secretario académico del Centro de Capacitación Judicial Electoral del Tribunal Federal Electoral (1995-1996). A propuesta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y por designación del Senado, fue magistrado electoral regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, adscrito a la Segunda Sala Regional, con sede en la ciudad de Monterrey (1996-2004).

Fungió como Magistrado presidente de la Segunda Sala Regional del Tribunal Electoral (1996-1997). A propuesta del Gobernador del Estado y por designación del Congreso, es magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León para el periodo 2004-2014.

Además fue magistrado de la Novena Sala Unitaria Civil (2004-2005), y desde 2005 es magistrado de la Cuarta Sala Unitaria Penal.