La importancia de la imagen urbana de Torreón

El deterioro que presenta principalmente en el perímetro del Centro Histórico, se debe en buena medida a la irregularidad de los anuncios que los comerciantes ubican en las fachadas.
Imagen del Centro Histórico.
Imagen del Centro Histórico. (Francisco Rocha)

Torreón, Coahuila

La imagen urbana es la cara que nos da una ciudad o entidad. Incluye elementos arquitectónicos, urbanos, sociales y naturales, así como elementos menos tangibles que son las costumbres y tradiciones de la sociedad.

La imagen urbana es la forma en que las personas percibimos una ciudad, es la forma en que nos impacta emocionalmente a través de la visión.

¿Cómo percibimos la Imagen de Torreón? Uno de los distritos más importantes de la ciudad: el distrito Centro Histórico, con un perímetro de 241 manzanas, que contiene la parte comercial y de servicios de mayor relevancia en la ciudad, sufre de una imagen deteriorada y desvirtuada en mayor proporción por el desorden en la colocación e irregularidad de los anuncios que los comerciantes ubican en las fachadas de sus negocios.

El deterioro no solo es consecuencia de la falta de visión sino de reglamentación y ordenación, caso específico es la desregulación y en su caso, falta de aplicación de la normatividad existente en torno a sistemas constructivos, fachadas, anuncios, marquesinas, uso de vía pública entre otros elementos.

El Plan Parcial del Centro Histórico de Torreón explica que:

El abuso (en número, densidad, dimensión, ubicación... etc.) de mensajes comerciales provoca caos visual en la escena urbana, pues desvirtúa el carácter del lugar.

Es necesario armonizar el diseño del anuncio con el contenido, buscando que el mensaje sea claro y concordante con la arquitectura, no sólo con edificios catalogados como "patrimonio", sino en todos los ubicados dentro del perímetro del Centro Histórico.

Mejorar instrumentos de regulación acordes a las necesidades urbanas contemporáneas, contribuirán a mejorar la Imagen urbana de la ciudad de Torreón, en distritos específicos que "son la cara de la ciudad".

Es importante crear nuevas reglas que tiendan a proporcionar una mejor escala y una ubicación adecuada así como una reducción del número de mensajes publicitarios, en consecuencia no sólo se recuperan las mejores perspectivas de la ciudad, sino que la propia percepción de los mensajes de los anuncios será también de mayor impacto.

Con la aplicación de una normatividad acorde a los tiempos actuales, volverán a formar parte del entorno los jardines, las banquetas con sus características propias, las áreas de conservación patrimonial y el conjunto de los elementos que constituyen el paisaje cotidiano, de manera que la presencia de los anuncios contribuya al mejoramiento de la imagen urbana, y no a su deterioro.

Todo esto llevará a una recuperación del paisaje de la ciudad por medio de la instalación ordenada de anuncios, de acuerdo con una concepción moderna de la colocación de la publicidad exterior, que cumpla su función y no contribuya al desorden urbano.

Impacto visual

La imagen urbana es la forma en que las personas percibimos una ciudad, es la forma en que nos impacta emocionalmente a través de la visión, por lo tanto, en la planeación se debe tener muy en cuenta esto. Es necesario crear espacios contrastantes para que las personas puedan recordar un lugar.

Gordon Cullen dice: "Debemos considerar entonces el impacto visual que una ciudad produce en quienes residen en ella o en los que la visitan, ya que los edificios en su conjunto nos proporcionan mucho mayor placer visual, que el que nos daría cada uno de ellos contemplado separadamente".

"Es por eso que la ciudad se debe planear como un todo como un conjunto, esto es lo que le da valor a la ciudad."

Es necesario armonizar el diseño del anuncio con el contenido, buscando que el mensaje sea claro y concordante con la arquitectura.

La teoría de Kevin Lynch habla del modo de percepción del espacio urbano de la gente. Sugiere que al darle a la ciudad una buena calidad visual, los usuarios son capaces de desarrollar conductas y/o comportamientos razonables, es decir, dignos y creativos.

Todo esto basado en la psicología ambiental, que no es más que la interacción entre los seres humanos y su entorno.

Para lograr esto, Lynch hizo un estudio de la interpretación espacial de 3 ciudades Norteamericanas en donde su finalidad era conocer la percepción, memoria, razonamiento y aprendizaje de los ciudadanos sobre su ciudad.

[Haz clic aquí para ampliar el gráfico]

*Publicación a cargo de Instituto Municipal de Planeación y Competitividad de Torreón. (www.trcimplan.gob.mx) Comentarios en twitter: @trcimplan

JFR