Reconoce Michou y Mau a médicos de Tamaulipas

La presidenta de la Fundación, Virgina Sendel destacó que contar con médicos capacitados, como sucede en la entidad logra que más niños salven sus vidas. Texas.
El agua hirviendo es una de las causas que provocan más accidentes en los niños.
El agua hirviendo es una de las causas que provocan más accidentes en los niños. (Pablo Reyes)

Reynosa

La Fundación Michou y Mau se pronunció a favor del reforzamiento de campañas para evitar que más niños sufran de quemaduras, luego de asegurar que el 60 por ciento de estos pacientes resultaron afectados por líquidos calientes.

La presidenta de la fundación encargada de atender a niños quemados, Virginia Sendel de Lemaitre, mencionó que un alto porcentaje de los accidentes que propician que los menores resulten con quemaduras, se pudieron haber evitado, ya que la mayoría se registra en los domicilios.

Te recomendamos:El mayor número de niños quemados ocurre en casa

Refirió que la delegación Tamaulipas de la Fundación Michou y Mau ha logrado atender desde su fundación, en el año 2009, a la fecha a unos 350 niños y de éstos 160 han sido trasladados a otros hospitales incluyendo el Burns Hospital Shriners, en Galveston, Texas.

Entrevistada por Notimex, Virginia Sendel señaló que Tamaulipas es el estado que más médicos capacitados tiene en la atención de niños quemados, lo que permite que más niños puedan salvarse al recibir la atención adecuada.

Destacó la importancia de coordinar esfuerzos y programas de prevención y orientación por parte del sector salud, educación, los tres órdenes de gobierno, medios de comunicación y la sociedad en general.

Sendel de Lemaitre, quien visitó esta frontera para conmemorar el primer aniversario de la Fundación Rigoberto Garza Cantú, encargada de atender en Reynosa a niños con quemaduras, reconoció la falta de cultura preventiva en los hogares, escuelas y empresas que permitan evitar accidentes con saldos de personas quemadas.

Expuso la necesidad de difundir campañas preventivas a través de las cuales se eduque a la población sobre los riesgos que implican muchos artículos, como son cerillos, encendedores, conexiones eléctricas, veladoras entre otros artículos que pueden ocasionar un incendio.

"Nunca serán suficientes los médicos y los hospitales, si no aprendemos cómo evitar quemarnos, por eso es necesario estar en campaña preventiva permanente, para que los niños aprendan a prevenir este tipo de accidentes y no se quemen", dijo.

Resaltó que a 18 años de la creación de la Fundación Michou y Mau, se ha logrado el traslado de casi dos mil niños al hospital Shriners, ubicado en la ciudad de Galveston, Texas, especializado en la atención de pacientes con quemaduras.

"En el hospital de Galveston recibe a los niños y los atiende de forma gratuita hasta los 21 años y la fundación les paga los gastos de transporte tanto de ida como de regreso", mencionó.

Destacó que la atención de un niño quemado es un derecho de los infantes y en una entidad donde no se cuenta con las facilidades para salvarle la vida, tiene el derecho de ser trasladado a donde lo puedan atender.


ELGH