Hijos de fumadores, con mayor riesgo de problemas cardiovasculares

No limitar la exposición de los niños al humo de tabaco aumenta hasta cuatro veces el riesgo de formar placas en las arterias, precursoras del infarto al miocardio y el accidente cerebrovascular ...
En La Laguna de Durango, la edad de iniciación en las adicciones es a los 9 años.
Al estar expuestos al humo del tabaco, los niños y adolescentes suelen presentar problemas respiratorios como asma y bronquitis (Especial)

Guadalajara

Debido al  estilo de vida, los infartos se presentan en personas cada vez más jóvenes. La mala dieta, el sedentarismo y fumar son las principales causas de este incremento. Particularmente se ha demostrado que los niños de hogares donde hay fumadores tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares cuando se convierten en adultos.

Esto concluye un estudio difundido por la organización Comunicación, Diálogo y Conciencia, S.C. (Códice), el cual se suma a otras investigaciones científicas que demuestran el daño del tabaquismo pasivo, es decir, la afectación que provoca la exposición al humo del tabaco que exhala un fumador, pues igual aspira las sustancias tóxicas que emanan al aire y se van depositando lentamente en su organismo.

Para la investigación de largo alcance Cardiovascular Risk in Young Finns Study (Estudio de riesgo cardiovascular en jóvenes finlandeses), publicado en la edición de Circulation, los médicos evaluaron el riesgo cardiovascular de personas nacidas entre los años 1980 y 1983. En aquel momento, recogieron muestras de sangre de estos niños con el propósito de medir la concentración de cotinina, un producto de degradación de la nicotina, que es biomarcador de exposición de los fumadores pasivos. Además, en 2001 y 2007 realizaron estudios de ecografía en las arterias carótidas de los ya veinteañeros. Estas arterias se extienden a partir de la aorta (el vaso sanguíneo que se origina en el corazón) y suministran sangre al cerebro.

El porcentaje más alto de los sujetos del estudio, en los que no se detectaron niveles de cotinina, provenía de hogares de no fumadores; seguido de los que tenían un progenitor fumador y de hogares donde ambos padres fumaban. Los niños expuestos a los padres fumadores poseían un riesgo 1,7 veces mayor de desarrollar placas de ateroma cuando son adultos en comparación con los sujetos del estudio no fumadores. Las placas de ateroma son el cúmulo de colesterol en la pared de una arteria y provocan que éstas se estrechen parcialmente o por completo.

En el grupo de los fumadores la diferencia fue enorme: el riesgo de desarrollar placas de ateroma era 1,6 veces mayor en los niños cuyos padres fumaban, pero que intentaban limitar la exposición del humo  a sus hijos; mientras que en aquellos que no limitaban su exposición, el riesgo era cuatro veces mayor.

La representante de Códice en Jalisco, Alicia Yolanda Reyes Alexander, refirió que este estudio refuerza lo que ya es conocido, el daño por humo de tabaco de segunda mano y pone énfasis en otra conclusión: la fuente principal de la exposición de los niños al tabaquismo pasivo se produce en el propio hogar.

El problema tiene grandes dimensiones si se considera que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) casi la mitad de los niños en el mundo está expuesto al humo del tabaco y cuatro de cada diez tiene al menos un progenitor que fuma.

En Jalisco también se ha calculado el impacto. La activista refirió datos de la última Encuesta Nacional de Salud (Ensanut), donde un millón 125 mil jaliscienses -quienes nunca han fumado- reconocieron estar expuestos al humo de tabaco. “De éstos 290 mil son adolescentes, lo que representa 36.8 por ciento de este grupo de población”, dijo.

Reyes Alexander que el humo de tabaco de padres o abuelos va causando daño en los niños y adolescentes, quienes suelen presentar constantes problemas respiratorios, asma, bronquitis, e incluso trastornos cardiovasculares desde temprana edad, cuyo riesgo de padecerlos aumenta cuando crecen.

“No es necesario que se fume en presencia del menor, es suficiente con que el pequeño inhale las sustancias tóxicas que quedan en la ropa, las paredes, las alfombras y las vestiduras de casas y vehículos”, apuntó, tras citar que se han documentado casos de maestras que fuman en el salón cuando está vacío y los menores resultan afectados. Un estudio de laboratorio para medir la cotinina presente en los alumnos demuestra lo anterior. La cotinina se puede medir en sangre, en orina o saliva.

“Es frecuente que los padres o abuelos piensen que con apagar el cigarrillo cuando están con sus hijos o nietos es suficiente, pero tenemos casos de bebés, niñas, niños, que constantemente presentan episodios de tos, dolor de garganta y problemas para respirar, relacionados con el tabaquismo adulto”, sostuvo.

México posterga reforma

La organización civil Códice S.C. lamentó que pese a todas las demostraciones científicas sobre los daños que produce el humo generado por fumadores, el Senado en México haya cedido a las presiones de la industria tabacalera, al incluir una cláusula para que la reforma a la Ley General para el Control del Tabaco entre en vigor hasta dentro de dos años.

La reforma a dicha ley aprobada en 2008, decreta que los espacios públicos sean 100% libres de humo de tabaco, es decir, que no se permita fumar en restaurantes, bares, y otros giros de concentración de personas. El argumento de los senadores es que los dueños de estos negocios deberán “socializar poco a poco estas medidas”, citó Alicia Yolanda Reyes, representante de Códice en Jalisco, ante lo cual diversas agrupaciones han manifestado su desaprobación a los legisladores.

Sólo en la entidad jalisciense se registran doce muertes diarias por las cuatro principales enfermedades relacionadas con el tabaquismo: infarto agudo al miocardio, cáncer pulmonar, enfermedad cerebro vascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. MR/Guadalajara

Claves

Niños… fumadores pasivos

Unos 700 millones de niños, o sea, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco

40% de los niños tienen al menos un progenitor fumador

31% de las 600 mil muertes prematuras atribuibles al humo de tabaco ajeno son de niños

En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos. Se ha comprobado que al menos 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano

La exposición al humo de tabaco es causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad.

El humo de tabaco de segunda mano afecta la salud de niños y adolescentes. Les produce problemas respiratorios y cardiovasculares principalmente

Ni la ventilación ni la filtración, ni siquiera ambas combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en espacios interiores a niveles que se consideren aceptables

Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz

La OMS pide a los países que adopten y apliquen medidas legislativas que protejan del humo de tabaco de segunda mano


Fuente: Organización Mundial de la Salud