DIF Guadalajara quiere sacar a niños de las calles y cruceros

Les otorgarán desayuno, comida y cena, así como actividades académicas, recreativas y de salud.
El DIF tapatío busca que los niños no trabajen en la calle y tengan condiciones para prepararse
El DIF tapatío busca que los niños no trabajen en la calle y tengan condiciones para prepararse (Especial)

Guadalajara

Cientos de niños en Guadalajara carecen de identidad, no tienen nombre registrado, no cuentan con un acta de nacimiento, es decir, básicamente no existen para el estado, pero están ahí, en los cruceros de la ciudad, en muchas ocasiones siendo explotados, otras, viendo pasar su niñez en medio de un mundo de limosnas, carencias y nulas sonrisas, una realidad que persigue a esta ciudad desde hace muchos años, y que el DIF Guadalajara, pretende cambiar.

22 millones de pesos, un espacio con capacidad para 500 niños y un proyecto en el que participan gobierno, asociaciones civiles y el sector privado, es la apuesta del Sistema para el Desarrollo Integral de Familia en el capital de Jalisco, para atender a niños que viven o trabajan en la calle, el inmueble, se ubicará en avenida Alemania a un par de cuadras de Federalismo, y comenzará operar el próximo lunes.

En el diseño del modelo de operación de este espacio, participaron algunas asociaciones civiles como Mama AC, Amigos en el Crucero y otras cuya labor tiene relación directa con la atención a menores en condición de calle, además mantendrán presencia en el proyecto al diseñar y colaborar en los protocolos para invitar a los padres de estos menores a que los lleven a sus hijos a este espacio.

La ludoteca tendrá capacidad para albergar por espacio de 12 horas al día, (de 8:00 a las 20:00 horas), a 500 niños de entre 3 y 15 años de edad, "no podemos tener cuneros porque eso nos requiere el tema de pañales, enfermeras, y el lugar no está diseñado para eso", señaló la presidenta del DIF Guadalajara, Lorena Martínez en entrevista para MILENIO JALISCO.

Martínez Ramírez indicó que en este inmueble tendrán capacidad para brindar desayuno, comida y cena para 500 niños de 3 a 15 años, además de ofrecerles una agenda académica que a mediano plazo les permita incorporarse al sistema educativo actual, mientras que en lo legal, estos niños y jóvenes podrán tener acceso a la regularización de su estatus legal, para lo cual se coordinarán DIF y el Registro Civil del Guadalajara.

En cuanto a infraestructura, el espacio mantendrá la fachada que hasta hoy se conoce, pero en sus entrañas, se han adecuado espacios para cada uno de los talleres previstos, así como salones ajustables de acuerdo al tamaño de población, que permiten mover los muros para adaptarse a las actividades a desarrollar. "Lo que queremos es primero garantizar sus derechos, los niños tienen que jugar, tener acceso a la alimentación, a estar protegidos; los peligros a los que se exponen en la calle son muchísimos y lo que queremos es ofrecerles un lugar con el que no se cuenta hoy, ya no queremos tener niños en los cruceros trabajando".

La intervención que haga el DIF a través de este espacio no está dirigido únicamente a los menores, no funcionará como una guardería, sino que "la idea es que podamos ir trabajando al mismo tiempo con los padres, una escuela para padres y el apoyo también de los programas del DIF, para acercarlos a esta población, porque finalmente, estas personas, primero no saben a dónde acudir a cuestiones elementales como salud y nutrición", y se incorporará un área de capacitación para los padres, para que estos desarrollen habilidades que les permitan dejar los cruceros de la ciudad y tener acceso a un trabajo.

La ludoteca no recibirá a los 500 niños para los cuales hay capacidad a partir del próximo lunes, sino que su incorporación se espera pueda darse de manera gradual, debido a que deben ser los padres quienes lleven a sus pequeños, a quienes en algunas ocasiones los ven como un ingreso para la familia, y ponderan lo económico a los derechos y el correcto desarrollo de los niños, "esa parte le va a tocar a las trabajadoras sociales, para ver qué familia requiere el apoyo económico, porque no todas están en situación de precariedad alimentaria por ejemplo, sí ese es el caso, pues les vamos a ayudar, pero sí el tema es de violencia intrafamiliar, entrará las unidades que tenemos, y así con los temas de vivienda, asesoría jurídica, buscaremos las instancias para irles resolviendo cada uno de sus problemas", indicó Lorena Martínez.

El trabajo que hay detrás de la apertura de la ludoteca, se remonta a casi un año atrás, labores de escritorio, en calle, incluso a declaraciones de su presidente, el personal del DIF ha tenido que entender las necesidades de las personas en situación de calle, una condición que nadie elije, pero se trata de un modo de vida al que algunas personas se han adaptado y cualquier cambio puede resultar complicado en principio.

El último precedente de alguna intervención de gobierno que se preocupara por atender a este sector, corrió a cargo del gobierno del estado durante la administración de Emilio González Márquez con un programa impulsado por el DIF estatal, sin embargo, más que una intervención a fondo, se centraba en promover el no dar dinero a los niños en la calle y así evitar que fueran explotados, además, al cambio de administración, el proyecto desapareció, algo que el DIF en Guadalajara buscará que no ocurra.

Cursos de robótica, ventas y programación, en los centros

Para aquellos jóvenes mayores de 15 años, que necesitan un espacio en dónde desarrollar habilidades que les permitan incorporarse de manera activa a la sociedad, los Centros Comunitarios del DIF comenzarán a ofrecer una serie de opciones que hasta el momento no habían sido explotadas.

"Iremos mudando los talleres del DIF a cuestiones que puedan desarrollar habilidades que realmente puedan ir reduciendo las brechas de pobreza como el tema tecnológico, sabemos por ejemplo que el tema de ventas, hacer un profesional de ventas les abre muchas puertas en lugares donde se les pague mucho mejor", señaló Lorena Martínez, presidenta del sistema DIF en Guadalajara.

Existen 27 centros comunitarios, pero el que servirá como base para el modelo que se pretende replicar en toda la capital del estado, es el que está situado en Miravalle, "tiene que ver con la idea de romper esa mala imagen que tienen las oficinas, queremos que sean realmente espacios comunitarios donde la gente se concentre y tenga un espacio donde convivir".

El diseño del interiorismo del centro corrió a cargo de alumnos y académicos de Universidad de Guadalajara, además, la empresa IBM generó un diagnostico especial para el DIF sobre áreas de oportunidad, que permite la implementación de cursos específicos de programación y robótica, y aunado a ello, el centro, que se inaugura de manera formal el 31 de enero, ofrecerá actividades como cine, clases al aire libre, actividad física, escuela gastronómica, clubes de lectura y acompañamiento de tareas, atención psicológica y jurídica así como talleres de costura que se adaptarán a la industria de la confección, para que no se queden solo en una actividad recreativa y se convierta en una oportunidad para quienes los reciban.

Inversión privada, clave en el desarrollo de proyectos


Durante 2016, la operación del Centro de Atención y Desarrollo Integral para Personas en Situación de Indigencia (CADIPSI), que en mayor medida recibe a inmigrantes centroamericanos, operó prácticamente sin inversión pública, pues todo lo que requirió lo recibió a través de recursos privados, algo que ha resultado trascendental para los proyectos de la actual administración del DIF Guadalajara.

A partir de la apertura de la Unidad de Transparencia del DIF, la inversión privada puede vigilar el destino de los recursos, y ha tomado confianza en que estos se utilizan para cumplir los objetivos que originaron ese donativo, según lo refirió la presidenta del sistema: "hay muchos actores que quieren hacer un cambio social, pero no confían en el gobierno porque no saben a dónde va su dinero, entonces para gestionar recursos privados, el tema de transparencia es el tema uno, tienes que tener un nivel de trasparencia que le garantice a la gente de que esos recursos van a ser bien administrados, si no das buenas cuentas, te dan una vez y no te vuelven a ayudar".

Los casos van desde un particular que dona una cena en algún albergue, hasta un empresario que donó 10 millones de pesos para la creación de la ludoteca, "en el caso de las cenas los invitamos a que sean ellos quienes las entregan, y se llevan también la satisfacción de ser quienes aporten y ayuden a las personas, creo que el tema de suma de voluntades y reestablecer la cadena de la confianza es lo importante", mencionó Lorena Martínez.

La ludoteca contará con una aportación de 15 millones de pesos de dinero privado, de los 22 que requiere de inversión total, mientras que el Centro Miravalle, en parte será sostenible por el ingreso que otorga un programa de redondeo de una tienda de conveniencia, CADIPSI; se espera que pueda seguir operando completamente con recursos privados, y así dar margen de maniobra al DIF para atender temas de infraestructura, renovación de parque vehicular y otros programas.

Además de la inversión privada, otro sector con un papel preponderante en las actividades del sistema, se encuentra en los organismos civiles, muchos de estos que se han sumado a compartir recurso humano, conocimientos y tiempo para el desarrollo de proyectos bajo un modelo que ya ha sido probado y que en conjunto con gobierno y empresarios, puede lograr un alcance que verdaderamente incida en mejorar las condiciones de los sectores más vulnerables de Guadalajara.