Por frío, niños indígenas bajarán sus calificaciones

Tanto el frío como el hambre, son factores que influyen en que los niños no pongan atención a las clases así como el llegar tarde al plantel o simplemente no asistir.
Frío y hambre, factores que afectan la educación de niños indígenas.
Frío y hambre, factores que afectan la educación de niños indígenas. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Descalzos, en huaraches, sin suéter o con la ropa roída es como van muchos niños indígenas a las escuelas, sumado a que algunos van sin haber probado alimento, que deriva en una baja de calificaciones en la temporada de frío. El responsable del área de Educación Indígena en la zona Huasteca Norte, Maximino Martínez Orta refirió que tanto el frío como el hambre provocan que el niño no ponga atención al maestro, que llegue tarde al plantel o simplemente no asista.

"Sí bajan las calificaciones y hay mayor ausentismo; hay niños que tienen que caminar cinco kilómetros y a veces más para llegar a la escuela y es una realidad que aunque la mamá cuente con Oportunidades, el dinero se va en otras cosas, como en el aguardiente para el jefe de familia y el niño no tenga ni zapatos", expresó, aunque mencionó que en algunos casos los pequeños se sienten más cómodos sin calzado.

Añadió que en los consejos escolares y en las pláticas con los padres, se tocan estos temas y se insiste para que los niños aprovechen al máximo la educación que se les imparte.

En cuanto a las escuelas, asegura que la mayoría son de material apropiado y no se expone a las inclemencias climatológicas a los menores.

NIÑOS AL CUIDADO DE LOS ABUELOS

Maximino Martínez Orta mencionó que una gran cantidad de niños que acuden a las escuelas en la Zona Huasteca se encuentran al cuidado de los abuelos porque sus padres tuvieron que emigrar a Monterrey, Matamoros, Reynosa o Guadalajara a trabajar, e incluso allá los procrearon y solo fueron a dejárselos.

Por ese motivo, algunos abuelos llegan a sobreprotegerlos, lo que genera en ocasiones que esto signifique una desatención en cuanto a su educación porque consienten que falten a clases o incluso por frío, por varios días no los bañan.

"Los maestros llegan a detectar no solo necesidades económicas sino de afecto y entonces hasta esos espacios tienen a veces que cubrirlos para que el niño tenga un buen aprovechamiento de las clases", enfatizó