¿Se siente triste?, ¿tiene mal humor?, ¡cuidado!, puede ser neurótico

Algunos organismos como Neuróticos Anónimos ayudan a las personas a mantener su estabilidad emocional.
Dolores musculares, de cabeza, irritabilidad, además de sentimientos como celos, desconfianza y tendencia a exagerar pequeños problemas son algunos de los síntomas de la neurosis.
Dolores musculares, de cabeza, irritabilidad, además de sentimientos como celos, desconfianza y tendencia a exagerar pequeños problemas son algunos de los síntomas de la neurosis. (Foto: stock.xchng)

Monterrey

Si a pesar de haber dormido más de ocho horas, usted siente que no descansó, le duele la cabeza, se siente triste y tiene mal humor, descarga sus emociones negativas en los seres queridos y compañeros de trabajo, es probable que esté enfermo de neurosis.

La neurosis es una enfermedad emocional que puede tener graves consecuencias, desde la desintegración familiar hasta llegar al suicidio.

“Yo vivía disgustado con todo el mundo, me enojaba porque yo decía que mis hijos no me respetaban, me veían como pintado en la pared, entonces comenzaba a agredirlos con insultos, principalmente.

“Nunca pertenecí a algún club social, siempre me vi solo, porque mi enfermedad me hacía alejarme de los demás”, relató Arturo, quien acude a los grupos de ayuda de Neuróticos Anónimos.

Agrupaciones como neuróticos anónimos hacen reuniones de ayuda para las personas que tienen dificultad para controlar sus emociones.

Quienes asisten buscan mantener su estabilidad emocional, pues también se le considera una enfermedad espiritual progresiva.

Otros síntomas que se asocian a la neurosis son: dolores musculares, de cabeza, irritabilidad, además de sentimientos como celos, desconfianza y tendencia a exagerar pequeños problemas.

Quienes la padecen tienden a aislarse, creen que todo el mundo los observa, miente o incluso pueden desarrollar compulsiones como: lavarse las manos exageradamente, ver bajo la cama.

La organización Mundial de la Salud, señalan que las enfermedades mentales y emocionales como la neurosis son el problema de salud pública número uno en el mundo.