180 negocios han sido sancionados

De los más de 40 mil restaurantes, bares, cantinas y centros de recreación que hay en la entidad, solamente 500 cuentan con su dictamen de factibilidad
Poco a poco se han extendido el respeto a las normas en la materia.
Poco a poco se han extendido el respeto a las normas en la materia. (Iván Carmona)

Toluca

De los más de 40 mil restaurantes, cantinas, bares o centros de recreación que hay en la entidad, solo 500 cuentan con su dictamen de factibilidad. De acuerdo con Guillermo Mancilla Magallón, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en el Valle de México, a la fecha 180 establecimientos han sido sancionados por no respetar las disposiciones de la Ley Antitabaco.

"En teoría todos los restaurantes deben estar cumpliendo con esta norma Antitabaco y sí ha habido algunos sancionados, no solo por eso sino por todo lo que implica el dictamen de factibilidad, incluso algunos han cerrado y no han vuelto a abrir".

Refirió que la Ley Antitabaco entró en vigor desde 2009 y aplica para todos los lugares de consumo como restaurantes-bar, fondas y venta de alimentos. Señaló que tanto la Secretaría de Salud como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) han llevado a cabo pláticas informativas e inspecciones permanentes.

Subrayó que actualmente, de los más de 40 mil establecimientos solo 500 en la entidad han cumplido con su dictamen de factibilidad, pues entró en vigor hace un año y aún existe mucha desinformación al respecto. "Los 180 negocios sancionados son principalmente giros rojos y la sanción en materia de humo de tabaco consiste en multa de más de 200 salarios mínimos y la clausura".

Apuntó que las adecuaciones al interior de los negocios tienen un costo de entre 350 mil y 400 mil pesos con todo el equipo que se requiere, aunque no se aprecia, por lo cual muchos prefieren denominarse libres de humo. "Se requieren extractores de aire, dos barómetros de uso profesional, puertas eléctricas automáticas y el lugar debe estar totalmente sellado".

Aceptó que no tienen una estadística de cuántos son establecimientos libres de humo y cuántos han hecho adecuaciones, ya que lamentablemente muchos negocios siguen dejando fumar a sus consumidores sin las adecuaciones correspondientes, que son de manera particular y no pública. "Al haber negocios así los clientes que fuman se inclinan por ellos y propician que los establecimientos que requieren cumplir no lo hagan y sean afectados en sus ventas, ya no debería haber opciones, todos deben ser libres de humo".

Sostuvo que tanto los restauranteros como los clientes se han concientizando mucho sobre las disposiciones. "El problema no eran los negocios, sino la renuencia de los fumadores, poco a poco se están respetando las normas y eso como empresarios nos ayuda a cumplirla".

Finalmente Mancilla Magallón exhortó a los propietarios a no dejar fumar a las personas.