Los nayeri y la CFE en disputa por megapresa

Los comuneros coras se niegan a aceptar el vaso artificial en el río San Pedro, porque inundaría o pondría en riesgo 18 sitios sagrados y condicionaría su modelo cultural.
Trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad realizan en la zona trabajos exploratorios
Trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad realizan en la zona trabajos exploratorios (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Presidio de los Reyes es un pueblo que sintetiza bien el accidentado devenir del pueblo nayeri en su enfrentamiento con el estado mexicano, sea el colonial en el siglo XVIII, el liberal del XIX o las versiones paridas de la revolución, en la última centuria.

Hoy, en las calles de piedra y tierra de este caserío de tierra caliente se refleja la división causada por el último megaproyecto gubernamental: la hidroeléctrica Las Cruces, con el que se pretende represar el río San Pedro en el territorio cora, lo que pone en riesgo hasta 18 puntos marcados por una toponimia vieja y sagrada que los fuereños no suelen siquiera intentar comprender.

Delegado indígena asegura que la CFE ha aprovechado el conflicto para dividir al pueblo

Así, el poblado está partido por el río y por la historia: primero los mestizos, con dos generaciones en su haber y respaldo total a una obra que les promete miles de empleos (en su mayor parte temporales), mejor infraestructura, asistencia social y salud. Al trasponerse el puente están los descendientes de los aborígenes, que más allá de su tradicional desconfianza, ven en el embalse artificial  la destrucción de una parte de su mundo, un proceso más en la larga erosión de una cultura cuyas aldeas serranas ya no parecen una frontera infranqueable.

Tras los valles suaves y feraces de la costa, se remonta por Estación Ruiz al poniente, hacia las montañas del Gran Nayar, por una carretera aún inconclusa, y se llega a la comunidad de San Pedro Ixcatán. De origen indígena, es una de las nueve que integran el mundo cora, pero por su cercanía a las llanuras, tiene un fuerte componente de campesinos avecindados que ostentan derechos agrarios y no siempre juegan a favor de los intereses locales.

El enfrentamiento más reciente ocurrió el pasado 12 de octubre al reiterar su rechazo

“La Comisión Federal de Electricidad ha aprovechado esto para tratar de dividirnos; promete todo pero condicionado a un sí, y si eso falla, fabrica acuerdos, asambleas y toda una serie de artimañas con el apoyo de la Procuraduría Agraria (PA) y del gobierno del estado”, señala Julián López Canaré, delegado por el Consejo Indígena Nayeri para apoyar a sus paisanos en un enfrentamiento tan desigual.

“Un megaproyecto así expropia una gran cantidad de tierra que es parte de nuestro territorio primordial, de por sí muy pequeño ante tantas invasiones; pero también es una intención de privatizar el agua; pensamos que para que nuestra cultura tenga continuidad necesitamos nosotros decidir sobre el uso de nuestro territorio y discutir sobre lo que pensamos debe ser el desarrollo”, añade.

Los comuneros coras están informados del proyecto desde 2008, pero fue apenas hace unos meses que se les intentó pedir la anuencia. Tras largas consultas al interior de la sierra, y con sus aliados académicos y de la sociedad civil, las autoridades indígenas decidieron que no el 7 de abril de 2013. La respuesta fue ruda: el 14 de abril, la paraestatal y la PA anexaron firmas de asistencia de la asamblea y con sus aliados mestizos (no todos) dieron permiso para continuar trabajos de exploración en el río San Pedro; el despliegue de apoyos fue abierto, pero por citar un caso, 30 frascos de suero antialacrán que llevaron a la clínica local, desaparecieron en tres días, “pues nos dijeron que se necesitaban en otra zona”, refiere un morador.

El asunto ha derivado en nuevos enfrentamientos. El más reciente es apenas del pasado 12 de octubre. Los comuneros reiteraron su oposición a la hidroeléctrica, pero el propio jefe de residencia de la Procuraduría Agraria, Rómulo Pérez Cruz, reconoció que no se podía verificar la asamblea debido a la falta de quórum, pues según el Registro Agrario Nacional, San Pedro Ixcatán tiene 920 miembros con derechos vigentes, pero resulta que 515 difuntos aún figuran como votantes.

Desde que se certificó el ejido de la kafkiana comunidad, los 515 ya habían sido sancionados por ausencia. Después se pasó por alto su persistente omisión y se les reintegró al padrón. Pero ni rastro de sus almas. “La CFE se vale de todo”, advierte Jorge Alberto Dávalos, profesor de Tuxpan.

La geografía accidentada permitió a los coras resistir la conquista europea por dos siglos. Hoy, cuando los ingenieros han descubierto en ello condiciones ideales para producir electricidad con una cortina de 185 metros de elevación, esa misma orografía parece cambiar los giros de un destino casi nunca promisorio.