En 5 municipios se capta 35% del agua del estado

En la capital, donde habitan más de 6 millones de personas, hay 193 pozos de captación del líquido para abastecimiento público
Contenedores de agua.
Contenedores de agua. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

En el estado de Puebla, cinco municipios concentran el 35 por ciento de todas las fuentes de captación de agua que sirven para abastecer de este líquido a la población.

El más reciente estudio sobre medio ambiente del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI), refiere que Puebla, Aquixtla, Atlixco, Tehuacán y Tlacuilotepec, concentran el mayor número de fuentes subterráneas y superficiales de agua para suministrarla a los poblanos.

Se observa que en la entidad poblana existen 866 fuentes de captación para abastecimientos públicos, de las cuales, el 65 por ciento son pozos, que representa 565 puntos y 277 son manantiales.

En el caso del municipio de Puebla, donde habitan más de 6 millones de personas, se ubican 193 fuentes de captación de agua para abastecimiento público, de las que un 100 por ciento son pozos.

En Aquixtla, municipio ubicado al norte del estado, se contabilizan 44 fuentes de los que un 97 por ciento son manantiales y se cuenta un pozo.
Tlacuilotepec, localizado al norte del estado, se ubica como el tercer municipio con mayor número de tomas, mientras que en la región de Atlixco se ubican 23 pozos y un manantial.

En Tehuacán se dispone de 17 pozos y un manantial para un total de 18 puntos de captación. En estos cinco municipios reside el 34 por ciento de la población de todo el estado.

La publicación del INEGI enfatiza que el suministro de agua para la población inicia con la extracción de agua de fuentes subterráneas y superficiales mediante tomas. El 36 por ciento de todas las fuentes de captación cuenta con un macromedidor funcionando, lo que permite cuantificar la cantidad de agua que se extrae.

A propósito del Día Mundial del Agua a conmemorarse el próximo 22 de marzo, el organismo hace énfasis en la fragilidad de este recurso natural ante factores como el cambio climático y la demanda de uso, por lo que sugiere tener especial cuidado con el agua subterránea, ya que su sobreexplotación ocasionará el abatimiento de los niveles freáticos.