Mortalidad por multiresistencia a antibióticos aumentó 50%

En México al menos la mitad de estos fármacos se prescriben de forma inadecuada. El problema se agrava en terapia intensiva de hospitales, lugar propicio para contaminarse de bacterias resistentes.
La principal causa de la multidrogoresistencia es la prescripción inadecuada de antibióticos
La principal causa de la multidrogoresistencia es la prescripción inadecuada de antibióticos (Patricia Ramírez)

Guadalajara

La guerra de los humanos contra las bacterias libra hoy uno de sus más grandes combates. En los últimos diez años, se ha incrementado en 50 por ciento la mortalidad por infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos, producto de un fenómeno llamado multidrogoresistencia (MDR), indicó el jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Clínico San Carlos en Madrid (España), Miguel Sánchez García.

En conferencia de prensa ofrecida ayer, el especialista explicó que la MDR se presenta cuando las bacterias se vuelven resistentes “a tres o más grupos de antibióticos a los que deberían ser susceptibles”, un problema de salud pública mundial del que no escapa ninguna raza, afecta a hombres y mujeres y aunque se presenta más en adultos, los pediatras también están reportando un incremento de casos en la población infantil. Sánchez García hizo hincapié en que las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales (conocidas también como unidades de terapia intensiva) son propicias para el desarrollo y contaminación o diseminación cruzada de estos agentes bacterianos.

La principal causa de la MDR es la prescripción inadecuada de antibióticos, señaló a su vez la infectóloga Dora Edith Corzo, gerente médico del portafolio de anti-infecciosos de Pfizer México. Esto es cuando no se selecciona el medicamento adecuado, hay una prescripción excesiva o la dosis es mayor o menor a la idónea para tratar una infección en particular. “En  México 50 por ciento de los antibióticos se prescriben de forma inadecuada”, según estudios del Instituto Nacional de Salud Pública, citó. Otras causas muy importantes son la falta de adherencia al tratamiento “porque el paciente mejora y se siente bien y lo abandona antes de terminarlo”, o bien por auto-prescripción, una conducta que si bien ha disminuido a partir de la obligatoriedad de presentar receta médica para la venta de antibióticos, aún se sigue dando.

Al respecto Sánchez García acotó que en ningún país es defendible la postura de la venta libre de antibióticos. “Debemos pugnar porque un médico bien informado sea quien los indique, sobre todo porque en la asistencia primaria tendemos a usar antibióticos para infecciones que no son causadas por bacterias, sino que son infecciones virales. Ahí hay un área importante de trabajo”, mencionó. Y es que el usar 4 o 5 días el antibiótico equivocado “no sólo hace que la infección sea más difícil de tratar, sino que la mortalidad del grupo de enfermos es mayor”.

Añadió que otra vía que está contribuyendo a la MDR es el uso de antibióticos de amplio espectro para infecciones que no lo requieren, lo que genera ‘presión antibiótica’. Respondió que no se trata de volver a la penicilina, pues es retrasarse mucho en el tiempo, pero sí elegir los fármacos con suficiente responsabilidad. “Hemos dado un mensaje doble: ser conservador con los antibióticos y que no se nos escape ninguna infección”, acotó.

Por cierto, el médico alertó del abuso de antibióticos en animales durante su proceso de crianza. “En las bandejas de pollo o carne vacuna de los supermercados podemos encontrar agentes resistentes”, sostuvo.

El entrevistado señaló que por tanto se requiere difundir más información entre los médicos para mantenerlos al día, y a la población hacerle llegar el mensaje de que los antibióticos no son inocuos: además de resistencia bacteriana, ocasionalmente se reportan casos y muertes por choque anafiláctico (reacción al fármaco) y otros efectos adversos tóxicos para el riñón o hígado.

Corzo abordó también el impacto económico: en nuestro país “los antimicrobianos son los medicamentos que más se venden y consumen y representan un mercado anual de 960 millones de dólares”. El uso inadecuado de antibióticos representa entre 11% y 63% del gasto anual de las instituciones de salud.

Miguel Sánchez comentó que en las UCI se propaga el contagio de estas bacterias multiresistentes en porcentajes importantes, que varían según el hospital. “Algunos tienen problemas terribles con bacterias gram positivaso con pseudomonas, otros con gram negativas o con estafilococo aureus”, dijo. “Eso hace imprescindible tener datos propios, recoger las muestras… basta una simple hoja de datos”, recomendó el especialista, quien visitó Guadalajara para presentar ante médicos el programa “Resistencia Zero” implementado en el Hospital Clínico San Carlos, con la meta de reducir en 20 por ciento el riesgo de adquirir en el hospital infecciones por bacterias multiresistentes, lo que en enfermos complicados vuelve su situación aún más delicada. El riesgo  aumenta conforme hay más días de estancia hospitalaria y/o número de hospitalizaciones.

El programa incluye prevención a través de la higiene, tanto de instrumental como de superficies hospitalarias, uso de medidas de barrera (mascarillas, gorros, gafas, batas, paños, sábanas y guantes estériles) y el cumplimiento de una lista de verificación de factores de riesgo durante el ingreso de los pacientes, para identificar si son portadores de bacterias multiresistente.

Ambos especialistas expusieron medidas de prevención a seguir tanto en las UCI, como en la vida cotidiana, a fin de ganar la batalla contra las bacterias. Algunas, tan sencillas como el lavado de manos (ver anexo), pero siempre con énfasis en que los antibióticos hacen posible la medicina moderna y son aliados si se usan adecuadamente.


Claves

Multidrogoresistencia

La multidrogoresistencia (MDR) se da cuando las bacterias son resistentes a tres o más grupos de antibióticos a los que deberían ser susceptibles

Es causada por prescripción excesiva de antibióticos, selección inapropiada de medicamentos, auto-prescripción o falta de adherencia al tratamiento

En México, los antimicrobianos son los medicamentos que más se venden y consumen. Representan un mercado anual de 960 millones de dólares

Los antibióticos son prescritos en 60 a 80% de los individuos con infecciones respiratorias y gastrointestinales cuando solo lo requieren el 10% de ellos


RECOMENDACIONES

Para el público en general


*Visitar al médico

*Consumir antibióticos solo con receta

*Usar antibióticos solamente cuando lo prescriba un profesional de la salud

*Cumplir con las dosis y tiempo prescrito

*Lavarse las manos para prevenir infecciones

*Contar con esquema de vacunación actualizado


PARA HOSPITALES

*Higiene, tanto de instrumental como de superficies hospitalarias

*Medidas de barrera (mascarillas, gorros, gafas protectoras, batas, paños, sábanas y guantes estériles).

*Asignar a un responsable de controlar los antibióticos

*Lista de verificación de factores de riesgo durante el ingreso de los pacientes, para identificar si son portadores de bacterias multiresistentes.


Fuente: Dr. Miguel Sánchez García, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Clínico San Carlos en Madrid/Dra. Dora Edith Corzo, gerente médico del portafolio de anti-infecciosos de Pfizer México