Monterrey ahora sí multará al Estado por instalar anuncios

Debido a que la autoridad estatal reincidió en colocar propaganda en lugares prohibidos, ya no se contempla condonar la sanción, dijo la alcaldesa Margarita Arellanes.
La alcaldesa de Monterrey señaló que el tema no es político.
La alcaldesa de Monterrey señaló que el tema no es político. (Raúl Palacios)

Monterrey

El pleito entre el Ejecutivo estatal y el municipio de Monterrey podría subir de nivel esta semana, y es que este último analizaría interponer una multa al Gobierno de Nuevo León por reincidir en la instalación de anuncios en zonas prohibidas.

El retiro de anuncios estatales o la suspensión de algunos panorámicos y estructuras metálicas con lonas en las cuales se promocionan las obras del Gobierno Estatal derivaron por segunda ocasión en sanciones por parte del municipio de Monterrey.

La etapa de comparecencia al respecto concluye este lunes, sin embargo, hasta ayer el Ejecutivo estatal no había enviado ningún escrito con relación a la defensa del Estado contra la acción municipal.

Al respecto, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, explicó que esperan que sea este lunes cuando se reciba  una respuesta por escrito. 

“Tengo entendido que no han llegado a comparecer, seguramente lo harán por escrito, como se hizo en la ocasión anterior”.

No obstante, la edil regiomontana, prácticamente descartó, que como ocurrió en la ocasión anterior, el municipio acceda a condonar la multa al Gobierno de Nuevo León, ya que será algo que se tendrá que revisar al tratarse de un caso de reincidencia.

“En este caso sí habría que evaluar, ya que estaríamos hablando que hay una reincidencia en cuanto a la violación de la ley ya de manera reiterada”. 

La alcaldesa defendió la acción del municipio al negar que se trate de un tema político.

“Aquí lo único que se trata es de dar cumplimiento a la ley, dar cumplimiento al Reglamento de Desarrollo Urbano y simplemente que se acaten cada una de las disposiciones que haya en cuanto a medidas, en cuanto dimensiones y en cuanto a los lugares en donde se puede colocar algún tipo de publicidad”.

Las multas a las que podría hacerse acreedor el Estado equivalen a 300 cuotas de salario mínimo por cada anuncio, es decir, cerca de 20 mil pesos por cada anuncio, por lo que el monto total podría superar los 100 mil pesos.