Mujeres fortalecen nuevas generaciones de bomberos

Erika Blanco es un ejemplo de ello, quien junto con otros 24 jovenes se graduaron de la academia, y dice combinar su carrera de enfermería con el servicio.
Este 22 de agosto se celebra el Día del Bombero.
Este 22 de agosto se celebra el Día del Bombero. (Foto: Guadalupe Sánchez)

Guadalupe

Amor y compromiso por servir es lo que distingue a los bomberos, quienes este 22 de agosto celebran su día.

Algunos como Jesús Arturo Sánchez Martínez han entregado por décadas su vida en los servicios que presentan, a la vez que abren paso a las nuevas generaciones, donde las mujeres toman su lugar.

En el caso de este bombero ya son 26 años de servicio; aunque no siempre fue bombero, antes trabajó en una taller eléctrico hasta que fue liquidado y llamado por su ex jefe al patronato.

"Pues en los huracanes estar encuartelado para auxiliar en lo que se ofrezca, en rescates.
No había unidades, las unidades que había cuando entré yo nomas era una 'chevroletita' modelo 59 y una 'fordcita' , pero gracias a Dios salimos adelante", dijo el apagafuegos.

Al paso del tiempo no sólo ha acumulado años, también experiencias y recuerdos.
A sus 68 años sigue activo y con el deseo de continuar sirviendo, dice que hasta que Dios se lo permita.

"Porque me gustó ayudar a la gente, rescatar gente, hasta gatos he rescatado de árboles y postes, me ha tocado también hacer eso".

Pero las mujeres alzan la mano también para esta carrera de enfrentarse al fuego y ayudar.

Erika Blanco es un ejemplo de esas mujeres, este viernes, ella junto con 24 jóvenes más se graduaron de la academia.

"Todo empezó porque un compañero de la facultad en la que estudio me empezó a inclinar hacia esto, al principio lo tomé como un hobbie, pero estando ahí te enamoras completamente.

"He tenido experiencias bien padres, he estado ya en varios incendios con mis compañeros de operativo, creo que el miedo se deja a un lado, tú vas con la mentalidad de siempre, apoyar, siempre salvaguardar vidas, el miedo siempre se deja a un lado y lo que más triunfa aquí es el amor a la profesión", dijo.

Los planes de Erika son combinar la carrera de enfermería y su preparación como bombero.

Por el momento continuará como voluntaria en el patronato del municipio de Guadalupe, capacitándose y alentando a más jóvenes a unirse al servicio de los demás.