Falta por hacer para empoderar a las mujeres: ACF

La especialista del Colegio Mexiquense, Arlette Corvarrubias, ejemplifica, que las mazahuas no pueden decidir sobre los ingresos de su hogar, o simplemente salir sin pedir permiso al varón.
Lo óptimo es que estuvieran en condición de negociar abiertamente.
Lo óptimo es que estuvieran en condición de negociar abiertamente. (Tania Contreras)

Toluca

Arlette Covarrubias Feregrino, especialista del Colegio Mexiquense indicó que con base en las investigaciones desarrolladas, en algunos sectores de la población, las mujeres siguen sin tener un poder visible, mientras que en zonas indígenas tampoco le son permitidas decisiones en torno al hogar como cuántos hijos desean tener, la educación o el gasto en casa.

Con base en el último estudio que realizó sobre empoderamiento y desigualdad que enfrenta este sector de la población en la entidad, focalizado en la zona mazahua de San Felipe del Progreso, observó que este grupo poblacional no cuenta con libertad para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos, tampoco para tomar decisiones con respecto a los ingresos de su hogar, o simplemente, trasladarse a algún sitio sin tener que pedir permiso a su marido, pareja o hijos varones adultos.

La integrante del seminario Población, Cultura y Sociedad del Colegio Mexiquense, determinó que "todavía hay muchos problemas en este sentido.

Según el estudios cualitativos que hice en esa región, están muy desempoderadas en cuanto sus derechos sexuales y reproductivos, su poder de movilidad, es decir, no pueden decidir salir a un sitio solas o simplemente ir a un destino sina antes consultarlo, tampoco les es permitido tomar decisiones sobre el ingreso en casa, por ejemplo en cuanto a las compras o la adquisición de cosas para el hogar. Falta mucho por hacer”.

TE RECOMENDAMOS: Mujeres, en 43.85% de empleos en la entidad: AMMJE

El proyecto que pretende hacer un análisis cuantitativo sobre los factores que influyen en el empoderamiento de las mujeres en México arrojó como resultados que a pesar de no ser muy visibles, tienen ciertas estrategias para hacer uso del poder, como por ejemplo, mentir sobre a dónde van y así cumplir su objetivo a pesar de no tener el permiso para asistir a una cita médica o de otra índole.

“Encontré que empiezan a ahorrar a escondidas para comprar o ayudar en algo a sus hijos, es el caso de celebraciones como la primera comunión o estudios. Tienen sus pequeñas estrategias, pero su poder no es realmente visible, al menos no es el que nosotros desearíamos. Quisiéramos que estuvieran empoderadas para poder negociar abiertamente”.

KVS