Transporte irregular en crecimiento en el AMG

El titular de la Semov, Servando Sepúlveda, asegura que ya existe un proyecto de regularización para Tlajomulco y Tlaquepaque.

Guadalajara

Mientras la atención de las autoridades está enfocada en regularizar a los taxis ejecutivos, en poco más de diez años, desde que comenzaron a operar de manera irregular los mototaxis en Tlajomulco de Zúñiga, el problema sigue sin ser resuelto, debido a que el número de unidades va en crecimiento, expandiéndose en toda el Área Metropolitana.

Este transporte surgió a partir de la construcción desproporcionada de fraccionamientos y la poca cobertura de los camiones de transporte público en dicho municipio, lo que ha generado que los habitantes del municipio ladrillero paguen tarifas no reglamentados por ningún organismo público autónomo, aunque algunos lo prefieren por encima del transporte público.

“Es más rápido, porque el camión lo estás esperando, y eso (el mototaxi) nada más te subes y te vas (sin esperarlo)”, comentó una comerciante de la colonia Santa Fe.

Para Héctor González, chofer de Mototaxi en Tlajomulco, “las rutas no tienen buena cobertura, se tardan y no dan buen servicio. La gente vive en unos fraccionamientos muy adentro y no llega el transporte, y en veces vienen cargadas las personas; las personas que vienen con bebés, con mandado, la hacemos llegar a sus casas”.

“Cuando yo empecé eran 500 motos, pero después empezaron a comprar más motos y más motos, de 500 se hicieron mil, mil 500, hasta mil 800 motos. A raíz de tantas motos que hay aquí, cada rato chocan, nos peleamos por el pasaje, por 10 pesos te andas agarrando a golpes (con los demás choferes), por eso uno anda peor que los camioneros”, afirmó Alberto Arellano, conductor de este transporte.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Movilidad (Semov), Armando Sepúlveda Enríquez, asegura que ya existe un proyecto de regularización de mototaxis para Tlajomulco de Zúñiga y Tlaquepaque, y que en las próximas fechas el Instituto de Movilidad lo dará a conocer.

“Hay una propuesta de cambiarlos por otro tipo de vehículos, para que den servicio, también sabemos que físicamente por la investigación de campo que ha hecho el Instituto, hay unas zonas de Tlajomulco, que posiblemente se acepte que siga existiendo el servicio de mototaxi, nomás con la característica que sean de cuatro llantas, no de tres llantas, por medida de seguridad”, comentó el funcionario.

Sin embargo, el problema no se encuentra en estos dos municipios, sino que abarca también la demarcación de Tonalá, donde el servicio se ha posicionado como prioritario en colonias que carecen de transporte público, como en el fraccionamiento de Urbi Quinta.

“Para las personas que vivimos en Urbi, es un medio de transporte que es necesario, porque muchas personas vivimos lejos de la entrada y es difícil irte caminando y no pasan camiones adentro”, comentó Elsa Torres, vecina del fraccionamiento.

Las unidades operan de manera libre por todo el fraccionamiento; sin embargo, cuando salen hacia Periférico, algunos agentes de vialidad los detienen. “Nos dicen dame para un refresco y que te vaya bien, ya sabes, es lo típico”, refirió un conductor de mototaxi, quien pide no publicar su nombre.

“Pienso que sería bueno regular a los choferes con ciertas medidas (de seguridad), que haya prestaciones y que se nos marcara cierto (límite para circular). Pero que se nos diera un lineamiento realmente a seguir, porque realmente aquí es tierra de nadie”, agregó.

Servando Sepúlveda dijo que están en constante trabajo con los conductores de ese medio de transporte para no permitirles entrar a Periférico, ya que considera, es peligroso tanto para el chofer como para los pasajeros, así como para regularizarlos totalmente.

“Buscaremos regularizar el servicio, lo peor que puede pasar es tener servicios que sabes que están ofertando, que los ignores y que no los regules, porque si los regulas los controlas… Como es un servicio no regulado, entonces ellos crecen donde se puedan acomodar, lo práctico o la costumbre que por desgracia tiene en todo el país, no nada más en la ciudad, en el estado, es que hay una demanda, un servicio, y la gente se acomoda; la autoridad no los mira o se hace que no los mira, y ya que crece se le convierte en un problema, y luego ellos generan sus propios derechos sin tenerlos y luego ellos vienen y te los exigen, luego ya te manejan la negociación, y luego ya te fuerzan al acuerdo”, indicó el titular de la Semov.