Hay que educar a la sociedad: Miranda Prent

Contar con una ley no es un capricho, es el paso para que reconozcan que los transexuales tienen derecho a servicios de salud, oportunidades laborales y académicas.
En 2016 se coronó como la más bella de Miss Trans Estado de México.
En 2016 se coronó como la más bella de Miss Trans Estado de México. (Tania Contreras)

Toluca

Siempre supo que el cuerpo masculino en el que estaba no coincidía con ella así que decidió transformarlo para estar en armonía con la forma en la que se sentía, como una mujer; hoy Miranda Prent, originaria de Toluca, es Miss Trans Estado de México, lleva sobre la cabeza una corona que asegura pesa y pesa mucho.

"Es lindo ir saludando y que la gente se quiera tomar una foto" con la mujer de alrededor de 1.80 de altura, pero sobre todo, asegura, es una responsabilidad pugnar por los derechos que le sigue negando a su comunidad una sociedad machista que reprime a quienes no son heterosexuales y que los condenan a prescindir de derechos básicos como tener mejores condiciones de salud y oportunidades laborales.

"El promedio de vida de un transexual es de 35 años, mucho menor en comparación con la de otras personas por los riesgos a los que se someten y debido a que la atención en salud suele ser discriminatoria", afirmó.

TE RECOMENDAMOS: Samantha, historia sobre el derecho a la dignidad

Son una población basta de la cual no se tiene un censo, indispensable para contar con acceso a la salud conforme a las características que tienen.

"Muchos caen en depresión y para buscar aceptación social adoptan una apariencia femenina exagerada. En ese proceso pueden recurrir a cirugías mal practicadas, les inyectan líquidos que no asimila su cuerpo, se irrigan por los órganos y les causan daños severos".

Mientras que la atención en centros de salud, lamentó, suele ser discriminatoria porque no están acostumbrados a verlos, porque no han tenido una formación en estos temas para proporcionarles apoyo. "No hay apertura y por lo tanto tampoco atención específica en ello, ese es uno de los principales pendientes".

Contar con una Ley de identidad sexo-genérica no es un capricho, es el paso para que reconozcan que existen y para tener oportunidades laborales que les han coartado.

A los 17 años a Miranda le negaron el trabajo en una cadena comercial porque su aspecto femenino no coincidía con el nombre de varón que tenía su credencial de elector: "cómo era posible, eso. Es ahí cuando te encuentras con trabas para emplearte".

Muchas transexuales tienen como opción prostituirse debido a que encuentran un mercado laboral con las puertas cerradas y eso es reflejo de que "hay una doble moral, les espanta lo diferente pero al mismo tiempo lo desean".

Incluso en el aspecto académico encuentran contrariedades, Miranda Prent tuvo que estudiar en la Ciudad de México, donde hay más apertura. Ahora tiene su propio negocio en Toluca de Decoración de interiores, publicidad, organización de eventos y es estilista.

"Hay quienes han mostrado sus prejuicios, otros han asimilado más que mi apariencia, mi talento. Hay que educar a la sociedad a que asimilen que una persona nacida varón te diga me siento mujer".

La transición de ser una mujer la ha vivido no solo ella sino su familia, para ellos tampoco es sencillo aceptar ante los vecinos y los conocidos que tienen una prima, una sobrina transexual. No todos la han apoyado pero al menos la mitad y eso es fundamental, luego son ellos mismos quienes pueden sensibilizar a otras personas al respecto.

En 2016 se coronó como la más bella de Miss Trans Estado de México y expresa: "no es ganar el concurso sino la responsabilidad que trae llevar la corona y esta corona pesa muchísimo, te recuerda la responsabilidad que tienes con tu comunidad porque a través de ti está siendo juzgada. Es un honor portarla".

MMCF