De 1.2 millones víctimas, 80 mil son menores

El problema existe porque cuenta con la protección e impunidad de políticos y funcionarios

Huixquilucan

En México,hay más de 1.2 millones de  víctimas detrata de personas, de ellos alrededor de 80 mil son niños y niñas, señaló laorganización Sintrata A.C., conformada por estudiantes de la Universidad Iberoamericanaquienes trabajan para combatir este flagelo.

“En los últimos meses hemos impartido cursos deprevención a la trata de persona a más de mil niñas y niños de primaria ysecundaria y este mes daremos cursos en varias escuelas, seis conferencias en universidadesque generen conciencia de la gravedad de este delito”.

La organización se coordina con las Fundaciones Camino aCasa y Reintegra que han atendido y reintegrado a más de 151 víctimas, jóvenes que hoy estudian launiversidad, son dueñas de un negocio y algunas han formado una familia.

“Somos una Asociación Civil conformada por jóvenesmexicanos. Estamos decididos a lograr que en nuestro país se detenga y seerradique por completo la esclavitud y la venta de seres humanos. Para lograrhacer la diferencia en esta lucha necesitamos ser miles quienes nos unamos ydecidamos actuar para detenerlo”.

Carmen Juárez y Paola Zaga, estudiantes de Psicología yContaduría y Gestión Empresarial, establecieron que buscan crear conciencia deeste problema “hay un gran sector de la población que no comprende qué es latrata de personas e incluso se ve incapaz de definirlo, lo que lleva aconcepciones  erróneas sobre lo que eseste delito y por lo tanto a la incapacidad social de contrarrestarlo”.

La prevención es fundamental, por ello imparten cursos enprimarias, secundarias y preparatorias para explicar qué es el problema y comocuidarse.

Cuentan con el apoyo de la Comisión Nacional de DerechosHumanos para capacitar a los jóvenes que imparten talleres de prevención enescuelas.

“La trata de personas fue ignorada por décadas. Existeporque cuenta con la protección e impunidad de políticos y funcionarios. Éstostendrán que dejar de ignorarlo y protegerlo cuando, como sociedad, les exijamosresultados concretos en el combate a este delito. Por ello necesitamosposicionar el tema en la agenda pública del país”.