“La presa debería ser protegida por Conagua”

Los movimientos por Temaca minimizan el riesgo este temporal y lo asocian al interés del gobierno en que El Zapotillo, pese a cuestionamientos, se eche a andar.
Se tienen riesgos por tratarse de una obra no completada, dado que tiene un canal de desvío que es provisional
Se tienen riesgos por tratarse de una obra no completada, dado que tiene un canal de desvío que es provisional (Milenio)

Guadalajara

El riesgo siempre está latente en el caso de cualquier obra de infraestructura construida sobre un río o expuesta a la acción de los elementos, pero puede aumentar si hay negligencia en el manejo de esa construcción, como parece suceder con la presa El Zapotillo; la opinión técnica emitida por la Unops [Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos) da elementos para pensar que debería protegerse la inversión y, de paso, minimizar el peligro para los poblados ribereños, señaló María González Valencia, del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec).

"Tenemos que responsabilizar a la Conagua [Comisión Nacional del Agua]; ellos deberían estar dando el mantenimiento, la orden judicial impide ir más allá de los 80 metros pero no impide que se den trabajos de conservación y de adecuación para evitar el deterioro, sobre todo con tanto dinero enterrado allí", subrayó.

La activista, que forma parte de las agrupaciones que asesoran y fortalecen la lucha por la preservación de los pueblos de las cañadas del río Verde: Temacapulín, Acasico y Palmarejo, dijo que la Unops ha fallado en la comunicación, es endeble en la transparencia y no termina de demostrar que debe cobrar 4.6 millones de dólares por un conjunto de productos que se pueden obtener a precios mucho más modestos en el mercado.

La recomendación de prepararse ante una posible contingencia puede parecer drástica, pero no lo es tanto si se revisan los signos de lo comunicado en los últimos seis meses tanto por el gobierno de Jalisco como por la propia agencia de Naciones Unidas. "Uno recuerda el tema del adendum y cómo estaba planteado el producto para llenado temprano de la presa; y luego lo que estuvo señalando en febrero el secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, de que era inminente desalojar los pueblos porque empezaría el llenado de la presa, y hace sentido".

Sin embargo, el daño psicosocial es menor, porque a los habitantes de la zona ya no les extraña nada respecto a la "errática" posición del gobierno estatal. Lo que sí preocupa es que la Unops no termina de generar confianza y de cumplir expectativas. Por ejemplo, del documento mencionado se enteraron por una visita de Protección Civil a la cortina de El Zapotillo, y no por el diálogo con el organismo. Los acuerdos de la fe de erratas del adendum demoraron cinco meses en realizarse.

"Su transparencia es muy tardía y selectiva; por ejemplo, a estas alturas no existe publicado un plan operativo que nos indique con precisión las tareas que cumplirá la Unops, qué detalles incluye cada producto, la integración del equipo de trabajo, los tiempos de las entregas [...] el costo es desorbitado: hemos investigado sobre estudios hidrológicos que incluyen las aguas superficiales y las subterráneas, andarán en cinco millones de pesos, y esto es casi 20 veces más costoso [se cobra en dólares]; tendrían también que aclararnos si ese estudio será integral, porque el de agua superficiales ya lo hizo el IMTA [Instituto Mexicano de Tecnología del Agua], habría que saber cuál es la aportación", agregó.

Información de la oficina del alto comisionado de Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos en México, revela que el costo pagado a Unops no se le da a ninguna otra instancia de la organización: "ellos tienen un presupuesto que no llega a tres millones de dólares y el país está en una gran crisis en el tema de los derechos humanos, es realmente mucho dinero el que paga el gobierno de Jalisco".

Claves
Diagnóstico

La resolución de la controversia constitucional 93/2012 impide que la presa El Zapotillo se edifique más allá de los 80 metros de altura; desde el 3 de julio de 2014 está detenido el proyecto

Hay diversos riesgos por tratarse de una obra no completada, dado que tiene un canal de desvío que es provisional y que suele ser diseñado para tres años, mientras que en este caso van ya más de cinco y puede no responder a una presión extrema, señala la Unops

Si se taponea el canal, la presa podría desbordarse e inundar Acasico y Palmarejo, y amenazar seriamente a Temacapulín, agrega

La avenida más grande registrada es de 1973 en esa zona; corrieron 3 mil m3 por segundo

SRN