Vecinos de San Pancho, molestos con la Profepa

Preparan manifestaciones en delegaciones federales nayaritas para exigir liberación del estero.
Los vecinos manifestaron su repudio al trabajo que consideran está hecho a medias.
Los vecinos manifestaron su repudio al trabajo que consideran está hecho a medias. (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Los vecinos San Pancho se sienten engañados por la actuación del procurador federal del ambiente, Guillermo Haro Bélchez, quien la pasada semana, el 3 de agosto, hizo una gira "cuasisecreta" al poblado del litoral nayarita, y después señaló que la actuación de la Profepa había terminado. El bordo ilegal que había levantado una inmobiliaria local con permisos federales desde 2014, sólo fue retirado por mitad.

El delegado estatal del organismo, José Omar Cánovas Moreno, fue cuestionado por integrantes del movimiento cívico y respondió que lo pendiente es tarea de la Comisión Nacional del Agua, no obstante que el dictamen de la propia Profepa señala el retiro completo del bordo. Los vecinos se enteraron tarde, pero no tanto como para no instalar sobre la calle principal de acceso a esta delegación del municipio de Bahía de Banderas, su repudio a un trabajo que consideran está hecho a medias.

"Supimos que vendrían por otro activista y supimos que no invitaron a toda la prensa, sólo a los suyos y aclarándoles que no querían preguntas incomodas; nosotros hicimos y pusimos una manta para recibirlos, y a la mañana siguiente nos la vandalizaron violentamente; la tiraron hecha jirones frente al centro comunitario", dijo a este diario el activista Érik Saracho Aguilar.

"Haro Bélchez constató el cumplimento de acciones para el retiro de la obra irregular conocida como el Bordo San Pancho", señala escuetamente una línea del comunicado emitido por la Profepa el 4 de agosto.
20 días antes de la visita, la Profepa había respondido por escrito a una petición de un grupo de habitantes de San Pancho, encabezado por Mayra Pérez Rodríguez, justamente en torno a la falta de remoción completa del bordo y la falta de una denuncia penal por hechos considerados delictivos. A través de la directora general Guadalupe Arminda García Coronel, el organismo señala que es la delegación nayarita la responsable de dar curso a la denuncia, sin adelantar ninguna determinación (oficio PFPA5.3/2c.28.5.2/).

De este modo, se sienten ninguneados por la autoridad y preparan nuevas estrategias de protesta para llamar la atención sobre el asunto. Estas podrían derivar en la toma pacífica de las delegaciones federal de la Profepa, la Conagua y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Tepic. Una preocupación extra deriva de que transcurren las semanas más críticas del año por la presencia de huracanes en el litoral; entre agosto y octubre pueden presentarse fenómenos extraordinarios de lluvia que exhiban la insuficiencia del retiro de bordo, al reduciré la capacidad de conducción del arroyo.

SRN