40 mil hectáreas en el limbo en el AMG

Es común ver en la actualidad cómo hay diferencias en las también llamadas zonas intermunicipales, ya que están en medio de dos municipios o incluso hasta en tres y ninguno atiende las ...
 Carece la ciudadanía de servicios en los límites municipales de la metrópoli
Carece la ciudadanía de servicios en los límites municipales de la metrópoli (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Falta de alumbrado, pavimentación, seguridad, limpieza, entre otros tantos servicios básicos, es lo que padecen los habitantes que se localizan en los límites municipales del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG).

De acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet) del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) del AMG, existe una variación entre municipios de 40 mil 38.60 hectáreas (ha), de las cuales se debe integrar un instrumento de planeación urbana de manera intermunicipal, con el objetivo de derribar “las barreras” que existe de municipio a municipio.

A pesar que las “fronteras” municipales en ocasiones sólo es una grieta en medio de la calle, las diferencias entre un municipio y otro son inmensas; esto se debe a que, hipotéticamente, esa grieta divisoria puede ser abandonada debido a que ningún municipio quiere hacerse cargo de ella ya que le generará un egreso extra, sin embargo, dicha abertura, seguirá creciendo y se volverá un problema para los habitantes limítrofes.

Estos conflictos, como indica el POTmet, “radica en la imprecisión de los límites que reconoce cada municipio con respecto a los que formalmente reconoce el Congreso del Estado de Jalisco”.

De acuerdo al artículo 115, sección VI del Código Urbano para el Estado de Jalisco, los municipios deben distribuir equitativamente las cargas y beneficios del desarrollo urbano, esto es para que el AMG tenga una continuidad demográfica sin separación evidente, no obstante, los municipios que conforman la metrópoli, parece no importarles dicho Código Urbano; ya que la problemática mayor, es la delimitación adecuada de los límites municipales.

Es por ello que el POTmet señala que la creación del mapa general del Estado de Jalisco por el Instituto de Información Territorial del Estado de Jalisco (IITEJ) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el cual ha tenido la intención de enmendar aquellas disyuntivas de fronteras entre municipios del estado.

Sin embargo, este mapa no ha sido validado y reconocido por el Congreso local, lo cual no ha servido para arreglar los problemas limítrofes, sólo para marcar en dónde se encuentran.

En la gran mayoría del AMG, en especial los municipios como Zapopan, Zapotlanejo, El Salto, Tonalá y San Pedro Tlaquepaque, los límites administrativos han sido rebasados por los fenómenos económicos, sociales, medioambientales, entre otros. Así lo considera Juan Jorge Bautista, académico del departamento de Estudios Regionales del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativa (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara.

“En muchas ocasiones todos estos fenómenos económicos, sociales, medioambientales, rebasan los límites de carácter administrativo. Es el tema que en el ordenamiento territorial es muy difícil poder decir que un fenómeno se va dar solamente en un municipio, sino que se da en todo un espacio, en todo un territorio que en muchas ocasiones rebasa los límites municipales”, señaló.

A pesar de que deben existir siempre los límites administrativos, para delimitar debidamente los municipios con el fin de que estos atiendan los servicios básicos para atender a la ciudadanía que habita dichas zonas; indicó que también es indispensable que una vez que exista un fenómeno más allá de las fronteras limítrofes, los municipios atiendan la problemática como metrópoli.

“En el límite administrativo se tiene que  tomar una decisión a quien le corresponde. Porque en muchas ocasiones pasa que los ayuntamientos dicen, bueno esta calle a mí no me corresponde porque le toca al otro municipio, y el otro municipio dice lo mismo, al rato la gente que vive en esa calle, la gente que transita por esa calle, pues no tiene todos los servicios que se requiere”, indicó.

Lo anterior es un fenómeno que viven día a día la ciudadanía que habita en dichas zonas limítrofes, donde los ayuntamientos suelen descuidar esas áreas y se justifican en no tener claro los límites administrativos que tanto el IITEJ e INEGI, a través del Congreso del Estado, han delimitado; lo que conlleva a una escasez de servicios básicos.

Tal es el caso de Eduardo de la Torre, habitante en la zona limítrofe entre Tonalá y Guadalajara, que aseguró que, “vive en un cochinero, entre los agujeros del pavimento, inundaciones, falta de alumbrado y seguridad”, ya que comentó que en el lugar donde habita, existe “mucha robadera”.

Él radica desde hace 23 años en la calle Josefina Rojas, en Guadalajara, pero justo enfrente está Tonalá; una calle divide ambos municipios, e indica que cuando él reporta los baches, no le hacen caso. “Se pasan la bolita uno y otro, (unos dicen) le pertenece a Tonalá, otros a Guadalajara, así es la cosa de toda la vida”, señaló para MILENIO JALISCO.   

“Cuando la gente se establece en un espacio, en un territorio, en un predio; ellos esperan los servicios, y si donde están ubicados, se andan pasando la bolita los municipios de quién le corresponde; el residente, la persona, la población, la comunidad, es la que está siendo más perjudicada. Lamentablemente en veces quienes están pasándose la bolita, es porque hay un problema. Pero cuando eso lo ven como generador de ingreso, todo mundo se anda peleando de que eso es de ellos”, señaló Jorge Bautista.

Instancia metropolitana, la solución: experto

Una instancia regional o metropolitana, “más allá de los municipios”, que regule los conflictos territoriales, podría ser una de las alternativas para evitar conflictos en las fronteras municipales.

“En este caso no tenemos una instancia regional o una instancia metropolitana para poder resolver ese tipo de casos, donde los municipios no pueden atenderlos. Debe de haber una instancia donde ellos resuelvan a fin de cuentas cuáles son los límites en problema. Tenemos el problema de la seguridad, tenemos el problema de algunos de los servicios por ejemplo el tema de la basura, que no es un problema solamente de Guadalajara. Y muchos otros problemas que se deben atender donde debe de haber una instancia que tenga mayor participación en la toma de decisiones. Sobre todo cuando hay diferencias entre los ayuntamientos”, señaló el académico Jorge Bautista.

Y aunque no todos los límites municipales tienen esa problemática, mencionó que a pesar de que se puede resolver en ciertos municipios, al incorporarse otros, se reanuda el conflicto territorial.

“Aquellas zonas, que se están incluyendo en las metrópolis, por ejemplo, los nuevos municipios que se están incorporando; pues antes no había una preocupación por la delimitación, y ahorita ya nos estamos preocupando, por ejemplo, El Salto con Juanacatlán, Tlaquepaque con Tlajomulco, Tonalá con Tlaquepaque o Guadalajara, donde ahí hay ciertas inquietudes o ciertas inconsistencias en quién le corresponde cada espacio”, sentenció.

Agregó que si bien es cierto que los problemas delimitantes afectan a los municipios, también es parte del Congreso del Estado el señalar debidamente y poner en orden los límites que actualmente se encuentran en el limbo.

“Los diputados en muchas ocasiones pudieran atender y pudieran resolver; cuando no hay una instancia superior a los ayuntamientos, que tenga que ver con temas metropolitanos o regionales, está el gobierno del estado y están los diputados quienes pueden atender este tipo de situaciones”, señaló. Por lo que refirió que el problema no terminará hasta que exista una comisión metropolitana especial para atender este obstáculo que afecta primordialmente a la ciudadanía.


(Click en la imagen para ver más grande)



(Click en la imagen para ver más grande)