Estaciones migratorias deben cerrar: Zamudio

La investigadora señala que migrantes están privados de su libertad

Guadalajara

Las estaciones migratorias que el gobierno mexicano dispuso en su territorio son en la práctica “cárceles”, pues las personas migrantes son privadas de su libertad, en tanto se obtiene el registro de su nacionalidad para luego ser deportadas, señaló Patricia Zamudio Grave, investigadora, defensora y miembro del Consejo Directivo de la Red Internacional de Migración y Desarrollo.

En conferencia de prensa, que tuvo lugar en la nueva sede del Centro de Atención al Migrante (CAM) de la asociación civil FM4 Paso Libre, en esta ciudad, Zamudio se pronunció porque dichas estaciones migratorias sean cerradas.

“Se supone que no deberían estar más de tres días, sin embargo, en muchas ocasiones se prolongan las estancias en las estaciones. Hay muchos pretextos para ellos… los gobiernos de origen de las personas se tardan en darles su reconocimiento de nacionalidad y eso puede prolongar la estancia y hasta que reconozcan su nacionalidad podrán deportarlos, qué perverso”, enfatizó.

Otras violaciones de derechos humanos de los migrantes incluyen la deficiente atención a la salud; tratamientos médicos no adecuados y falta de coordinación con hospitales y el Instituto Nacional de Migración; falta de registro de nacimientos de niños nacidos en territorio mexicano; y la dificultad de poder denunciar ante ministerio público los delitos de que son víctimas por temor a la deportación, enumeró.

Zamudio comentó que otro elemento violatorio, al interior de las estaciones migratorias es que separan a las familias, adultos varones de mujeres y niños, y aparte segregan a los adolescentes. 

“Las estaciones migratorias deben desaparecer”, pues no hay ni certeza sobre quienes las resguardan y en sus perímetros hay gente armada de tal modo que, las comunidades en su entorno son las  ‘cárceles de migrantes’, lo que refleja la percepción social y acentúa el estigma, puntualizó.