Visitarán 200 sacerdotes penales del estado

En el inicio de cuaresma, los religiosos impondrán ceniza a quienes se encuentran en los centros penitenciarios, informó el arzobispo Rogelio Cabrera López.
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey.
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey. (Eduardo Mendieta)

Monterrey

El próximo miércoles 5 de marzo, inicio de cuaresma, un estimado de 200 sacerdotes de la Iglesia católica visitarán los penales del estado, informó Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey.

Se trata de una visita que contemplará la imposición de ceniza a quienes se encuentran en la cárcel, señaló el prelado, un grupo estará en el penal del Topo Chico, otro en el de Apodaca y uno más en el de Cadereyta.

“Queremos que sea un acto que en primer lugar nos ayude a nosotros sacerdotes a tomar conciencia del deber que tenemos que ayudar a nuestros hermanos que están en peores condiciones, pero también para llevar una palabra de esperanza y ánimo a quienes están en las cárceles”, destacó el prelado. Además, se presentará el sacramento de la reconciliación.

Mencionó que la misa para imposición de ceniza en la Catedral de Monterrey para la comunidad católica será a las 07:00, el miércoles 5 marzo.

Será impartida por el arzobispo Rogelio Cabrera, para después acudir con su comisión al penal del Topo Chico y atender a los reclusos.

“Estaremos entrando (a los penales) a las 10 de la mañana para comenzar la celebración aproximadamente a las 10:30; la mayoría (de los sacerdotes) terminando deberán salir por cuestión de disciplina y reglamento de los penales. Consideramos que a más tardar nos dejarán estar hasta las 12 del mediodía”, mencionó.

Como parte de las actividades de cuaresma, se contempla que a finales del mes de marzo las iglesias de la comunidad católica se sumen a una hora santa, en la que se planea confesar a fieles católicos.

“Quiero invitar a todos los católicos para disponernos de corazón para disponernos en la fe y en la caridad para vivir en la reconciliación con nuestro prójimo y una conversión sincera a nuestro Señor”, dijo.

El tema que se plantea profundizar en esta cuaresma, comentó, se centra en la pobreza de Cristo.

“La cuaresma es el tiempo propicio para despojarnos de toda superficialidad, misma que atenta y destruye la dignidad humana, es un tiempo especial en el que debemos procurar no solo realizar sacrificios al privarnos de algún tipo de alimento, sino que debemos preguntarnos qué es lo que vamos a hacer para ayudar a quién más lo necesita”, agregó.