Dos tablas, un alambre y listo el asiento del micro

Mientras los conductores de los vehículos van jugando carreras durante el trayecto de las rutas, la ciudadanía se siente insegura.
Ingenio e inventiva ante la falta de recursos para invertir en unidades.
Ingenio e inventiva ante la falta de recursos para invertir en unidades. (Jesús García)

Tampico

L a astucia e inventiva se vuelven en la primera opción para remediar los problemas mecánicos y de infraestructura que tiene el transporte público en la zona sur del estado, y sin importar que se vea burdo o peligroso, el objetivo siempre es prestarle el servicio al ciudadano que paga un boleto de nueve pesos.

Desde el bus de la ruta TampicoCañada por Bulevar (Adolfo López Mateos), que se queda parado en la Calzada San Pedro, en el sector Infonavit, porque se descompuso, hasta el autobús de la ruta Tierra Negra por avenida Hidalgo, que tiene hoyos en el suelo, en realidad son pocas las rutas que están al cien por ciento y se salvan de una crítica.

Sin embargo, la creatividad de los concesionarios del transporte o del mismo chofer se ve forzada a aparecer cuando saltan los desperfectos, como por ejemplo, pegar con cinta masking tape una bolsa en el sitio donde tiene que estar el vidrio trasero de un vehículo Matiz, que por cierto trabaja en la ruta Águila Echeverría.

Otro claro ejemplo de inventiva fue presenciado por pasajeros de un autobús que circula para la ruta Puertas Coloradas, que va desde el Centro de Tampico hasta la Divisoria con Altamira, pasando por Colonias, Avenida Hidalgo y Tancol.

Los pasajeros abordaron la unidad, buscaron sus asientos y se percataron que uno de los espacios había sido reparado sin utilizar soldadura, tornillos o algo que pudiese apuntalar el espacio, al menos lo sufi ciente para soportar el peso de la gente.

"Como buenos mexicanos, mira nada más, ya viste cómo está sostenido el asiento", dice una joven mujer a su acompañante, quien le responde “para que veas, no se necesita gran cosa, con dos tablas que soporten el asiento y un alambre queda listo”.

Otro camión que trabaja en la zona que, aunado a los asientos amarrados con un alambre para evitar que se caigan, también tienen problemas con la actitud de sus choferes, es la Aviación Américas Tampico por Bulevar, de acuerdo a las quejas ciudadanas.

Durante el traslado de dicho autobús, que va del centro de Tampico hasta la colonia

Las Américas, en el norte de la ciudad, el autobús iba a exceso de velocidad, no se detenía cuando las personas le hacían la parada debido a que “estaba corto de tiempo”.

“No llevas vacas, oiga tenga más cuidado, ya ni chinga y va muy rápido”, son algunas de las expresiones de los ciudadanos al sentirse inseguros a bordo de la unidad, la cual va jugando carreras con un Tampico-Bosque por Bulevar, y con quien compite por el pasaje.

Una plática entre el chofer de un autobús de la ruta Cañada por Bulevar y el chofer relevo muestra que no muchos de los responsables en mantener en óptimas condiciones los autobuses deciden invertirle.

“No le quiere invertir al autobús, por eso se volvió a quedar tirado otra vez, acuérdate de la vez pasada. Pero no es que no tenga dinero, es que no quiere meterle varo.

A mí me dijeron que yo me iba a quedar tirado cuando me dieron este autobús, pero no, yo le fui metiendo dinero y compré las piezas, mírame, ando jalando a raja papá”, dijo el chofer a su acompañante.