Metro laboraría el martes con conductores emergentes

Entre los trabajadores que decidan presentarse y los operadores de emergencia podrían dar el servicio, al menos en un 80 por ciento, señala el director Javier de la Garza.
Unos 40 operadores del Metro protestaron en la estación Cuauhtémoc.
Unos 40 operadores del Metro protestaron en la estación Cuauhtémoc. (Raúl Palacios)

Monterrey

El sistema de transporte colectivo Metro trabajaría hoy con conductores emergentes, como lo hizo desde ayer por la tarde, luego de que más de 130 operadores iniciaron un paro de labores al denunciar la falta de un contrato colectivo con Metrorrey.

Los empleados de confianza anunciaron que continuarán con el paro de labores el día de hoy hasta que no tengan una respuesta favorable a sus demandas.

Mientras tanto, el director de Metrorrey, Javier de la Garza Vidal, expresó que están preparados para esa contingencia y seguirán laborando con conductores emergentes, que son empleados que están capacitados para conducir, pero que por cuestión de escalafón, están en otras áreas.

“Nosotros estamos conminándolos a ellos para que se presenten a trabajar. De hecho, hoy en la mañana tuvimos una reunión con el presidente de Conciliación (Alejandro Torre Martínez), en la cual quedamos de seguir dialogando mañana.

“Estamos preparados para estas contingencias, sabemos que no podemos dar un servicio al 100, pero al menos podemos dar un servicio al 80, 85 por ciento”, expresó en entrevista con el arquitecto Héctor Benavides para el Telediario Nocturno.

De la Garza Vidal confió en que al menos una parte de los trabajadores inconformes se presente a laborar.

“Entre los conductores que se pudieran presentar y los conductores emergentes, creemos que podemos dar el servicio”.

Alrededor de las 07:00 de este lunes, más de 40 operadores se dieron cita en la estación de Cuauhtémoc para advertir a las autoridades del Servicio de Transporte Colectivo que no retomarían la actividad hasta que no se les firmara un contrato y se les pagaran las horas extras trabajadas.

En su denuncia, los empleados también exigían la reincorporación de Agapito Castro, trabajador que fue dado de baja por denunciar la situación en la que se encontraba el personal de Metrorrey.

“La protesta es porque los conductores no tienen un contrato colectivo con Metrorrey, están en el limbo; no hay un contrato donde diga cuál es la relación laboral entre conductores y Metrorrey. Ellos nos hacen trabajar siete días seguidos.

“Yo hice una huelga de hambre para evitar esta situación, y no quisieron escuchar tampoco, y ya esta acción la tomaron mis compañeros de hacer el paro de labores”, señaló Agapito Castro.

El trabajador realizó una huelga de hambre el pasado 12 de septiembre cuando fue despedido tras haber denunciado la falta de mantenimiento en las diferentes estaciones.

“Nosotros salimos hoy a la 1 de la tarde de la Junta Local, atendidos por Alejandro Torre Martínez, con el acuerdo que íbamos a reanudar labores por la tarde, pero cuando llegamos (al lugar), nos encontramos con una actitud que molestó realmente a los compañeros y decidieron no presentarse hoy en la tarde, tampoco lo harán en la noche y tampoco el día de mañana”, expresó Agapito Castro.

Castro mencionó también algunas deficiencias con las que se encuentran día a día en su recorrido por el sistema Metro, entre las cuales destaca el desgaste en las curvas de la línea 1, la intermitencia de las puertas y desprendimiento de concreto en la línea 2.

Fue casi tres horas después cuando el titular de Metrorrey, Javier de la Garza Vidal, informó que el servicio se había restablecido y que la suspensión duró 30 minutos.

En rueda de prensa, señaló que la afectación fue desde la estación General Anaya hasta Sendero y que se reactivó con la inclusión de 30 operadores emergentes.

“Es una situación que está afectando a la comunidad de usuario, no tanto al organismo. En Metrorrey estamos preparados para estas contingencias, contamos con personal de conductores de emergencia con experiencia de haber conducido.

“Estos señores (los operadores de emergencia) ya han sido conductores, y por cuestiones de escalafón, están ocupando otros puestos y están capacitados y han recibido cursos”.

El titular del organismo consideró la protesta como una situación “imprevista” y descartó que los trabajadores pudieran contar con un contrato colectivo una vez que son empleados de confianza y no están sindicalizados.

“No hay ninguna falta de pago, se les está pagando normalmente. Ellos son personal de base, lo que le llamamos personal de confianza y aparte tenemos el sindicato de trabajadores de Metrorrey, ellos lo conforman 600 trabajadores, y el sindicato de Metrorrey está de acuerdo con los roles de turnos”.

Sobre la situación laboral de Agapito Castro, el funcionario descartó que el organismo lo haya dado de baja, argumentando que sólo fue removido de puesto, además de que fue decisión del trabajador no presentarse a laborar desde el pasado mes de septiembre.

“Sí hay una apertura completa, estamos abiertos al diálogo. De hecho, hace dos semanas he estado recibiendo a grupos de dos a tres conductores para que me externen sus inquietudes y estas inquietudes ya están siendo canalizadas a las áreas de Gobierno necesarias.  

“El señor Agapito Castro no se ha presentado a trabajar desde el día 15 de septiembre a la fecha, no está dado de baja. Su situación laboral, él tiene que pasar al área de Recursos Humanos para definir su situación laboral”.

Dentro de la protesta, los inconformes también denunciaron la falta de mantenimiento en los vagones.

Sobre este tema, Javier de la Garza señaló que el problema sólo es de estética y que será resuelto el próximo año.

Informó que se invertirán 45 millones de pesos para la mejora de infraestructura en las diferentes estaciones.