REPORTAJE | POR FAUSTO OVALLE

Ni mesas de trabajo ni transparencia sobre verificentros

Un mes después de la prórroga

A 30 días de que se publicara la prórroga de 100 días para desvincular la verificación vehicular del canje de placas, el Congreso de BC no ha realizado los trabajos formales para iniciar las mesas

Verificentro
(Brenda Ruiz)

Tijuana

A más de un mes que el Congreso del estado aprobara una prórroga -por cien día-s de la obligatoriedad de la verificación vehicular para efectos de trámites como el canje de placas, no se han instalado las mesas de trabajo, a las cuales estarían convocadas autoridades de diferentes niveles de gobierno y miembros de la iniciativa privada para dar transparencia al proceso de otorgamiento de concesiones de los centros de verificación y para que los gobiernos municipales reformen sus reglamentos en la materia.

De acuerdo a funcionarios y legisladores consultados en este periodo, sólo han habido acercamientos informales y el anuncio que propietarios de centros de verificación demandaron al gobierno por las prórrogas decretadas.

En sesión realizada el 16 de enero, los diputados locales aprobaron una prórroga de 100 días a la obligatoriedad de la verificación vehicular, para que una vez que fuera publicada por el gobernador en el Periódico Oficial, convocar a mesas de trabajo en la que participarían autoridades estatales, municipales y concesionarios.

El dictamen detalla que uno de los objetivos era adecuar los reglamentos municipales, pero también dar transparencia en el tema, como lo expuso el entonces presidente del Congreso, Cuauhtémoc Cardona.

"Parte también del grupo de trabajo que vamos a establecer es justamente de cómo transparentar y generar la rendición de cuentas de cómo se otorgaron todas las concesiones que se dieron en el gobierno anterior, en qué términos se otorgaron", expuso.

El gobernador Francisco Vega publicó el decreto hace un mes, el pasado 24 de enero, y el actual presidente del Congreso, René Mendívil, dijo que el trabajo han realizado es de manera interna entre los diferentes poderes.

"Ya se está trabajando en la parte interna del Congreso, con el Ejecutivo estatal, con los municipios, para ir empezando con una definición ya amplia en razón del tema de interés que todos tenemos de la salud y del cuidado del medio ambiente", comentó.

Sin embargo, el legislador del PRD, Roberto Dávalos, expuso que hasta el momento no se ha cumplido con lo acordado por los diputados hace un mes.

"Había el compromiso de instalar una mesa técnica para ver precisamente cómo resolverle la problemática a los ciudadanos, cómo hacerlo menos pesado a la ciudadanía el asunto; sin embargo hasta la fecha no se ha convocado a ninguna mesa técnica", denunció.

En el mismo sentido respondieron los diputados Rodolfo Olimpo Hernández y Julio César Vázquez, quien ha expuesto que la propuesta que han escuchado por parte del gobernador es que busca terminar con el monopolio en la administración de los verificentros.

"Lo que él comenta (es)  que no sea un negocio monopolizado, que sea abierto a quien quiera poner un verificentro, que lo ponga como si fuera una gasolinera, digámoslo así", explicó.
¿Esta idea la planteó personalmente el gobernador?
"No la ha planteado, fue en una plática con él y él comentaba que tiene interés que no sea cerrado a un grupo empresarial, que sea abierto".

Ante las diferentes prórrogas que ha realizado el gobierno del estado sobre la obligatoriedad vehicular, los propietarios de concesionarios demandaron a las autoridades, pero el mandatario estatal, Francisco Vega, dijo que éstas no representan ningún cambio a lo que tienen proyectado.

"Las demandas ahí están, las recibí. Están ahí, están puestas o interpuestas. No he sabido yo que haya un avance en ello, en el sentido de una notificación al estado. Pero por ningún motivo vamos a subir el costo, el precio, de lo que la verificación nos está costando en este momento; yo me incluyo", dijo.

Agregó que la intención del gobierno es resolver las diferencias con los concesionarios por la vía institucional y así evitar un proceso legal más.