El mercado del disco se resiste ante la era digital

La industria disquera no solo ha enfrentado la decadencia del negocio, sino también ha tenido que enfrentar dos grandes retos: la piratería y, ahora, las descargas online.
La cultura de los discos de acetato ha tenido claroscuros; hoy goza de buenas ventas.
La cultura de los discos de acetato ha tenido claroscuros; hoy goza de buenas ventas. (Roberto Alanís)

Monterrey

Con la llegada de la era digital, los menos optimistas presagiaban el fin de los medios de comunicación análogos: el periódico impreso, los libros y los discos.

Las ventas de la música en formato físico, ya sea en disco compacto o casete, frente a las descargas digitales ha disminuido drásticamente, situación que se ve reflejada en establecimientos del centro de Monterrey.

MILENIO Monterrey entrevistó a comerciantes de este género, quienes han sido testigos de la decadencia del negocio en la venta del disco que, sin embargo, da algunos atisbos de su regreso.

Música y ciudad

Con más de 30 años en el negocio de la música, Álvaro Colín Sánchez relata cómo la industria disquera ha tenido que enfrentar dos grandes retos: la piratería y, ahora, las descargas digitales.

“Le llamamos la época de oro del disco, cuando todo era legal. Llegó la piratería y fue minando esto, perjudicando a las tiendas y a las empresas. Y luego llegó lo digital”, explica a un costado de una pila de discos de Ramón Ayala y The Rollings Stones.

Empezó hace 30 años con su establecimiento Disco Cintas, sobre la calle Juárez, y después se cambió a la Calzada Madero, ahora llamado Dis-Colín. El negocio ahora abarca unos cuantos metros, donde vende discos compactos, casetes y algunos acetatos, de diferentes géneros musicales.

La Encuesta Nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales, elaborada por el desaparecido Conaculta en 2010, refiere que el 64 por ciento de los entrevistados acostumbra comprar música en la calle, tianguis y en ambulantes.

Sin embargo, información de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de Información en los Hogares del 2015, señala que solo un 22 por ciento ha comprado música o videos por internet.

Y si hablamos de los discos de acetatos o discos viniles, la situación era más drástica. Hasta hace unos cinco años que se pusieron de moda de nueva cuenta.

“Hace 10 años nadie quería un vinil, venían y me los vendían aquí, pero ¿cómo los compraba, si no iba vender?. Llegué a pensar que esto se iba a acabar”, refiere Jorge Solís Hernández, quien desde 1993 mantiene el negocio Discos Viniles LP’s.

Resurgimiento del vinilo

Por nostalgia y cuestión de mercado, la industria discográfica ha encontrado un punto de venta resucitando a los discos de acetato. Ya sean de 7, 10 o 12 pulgadas, hoy en día agrupaciones musicales actuales producen su material en este formato.

Pese a su resurgimiento, el disco de acetato o vinilo se ha vuelto un objeto caro, pues sus precios oscilan entre los 600 hasta los 2 mil pesos. A esto hay que sumar el precio de una tornamesa, que varían entre los mil 500 hasta los 5 mil pesos, dependiendo el modelo y establecimiento.

“Sí viene mucho coleccionista y mucho fan por el vinil. La única desventaja que le veo es que subieron mucho los precios, tanto como proveedor como para el cliente”, afirma Reyes Amaro, promotor y gerente del establecimiento Dark Vission.