Hasta 50% bajan ventas por parquímetros

Locatarios del mercado de Francisco I. Madero se ven afectados por la instalación de más cajones de estacionamiento, debido a que las personas ya no acuden a realizar compras por temor a ser multados.
Algunos establecimientos incluso han tenido que cerrar.
Algunos establecimientos incluso han tenido que cerrar. (Luis López)

Francisco I. Madero, Coahuila

Locatarios del mercado de Francisco I. Madero resultaron afectados por el nuevo proyecto del departamento de parquímetros, el cual consiste en colocar otros 400 cajones con la finalidad de que respeten los lugares asignados de estacionamiento y evitar el congestionamiento de automóviles.

Algunos comerciantes se han visto afectados en las ventas, ya que disminuyeron, debido a que los compradores no asisten por el temor a ser multados si exceden el tiempo permitido.

Ernesto Hernández Valles, secretario de los Locatarios del Mercado, platicó que han disminuido las ventas considerablemente, antes la gente podía gastar unos pesos más en alguno de los locales pero ahora que tienen que pagar parquímetros la piensan.

"No se animan a llegar al mercado porque saben que tienen que pagar de tres a 15 pesos en parquímetro, pero si se pasan del tiempo se les da 15 minutos de tolerancia y si se pasan de ese tiempo, se les cobra una multa de 90 pesos. Por estos gastos es que la gente ya no va al mercado o si van y pagan el parquímetro, es dinero que ya no van a gastar en alguno de los locales", explicó.

"La gente no está acostumbrada y les cuesta trabajo aceptarlos".

"Los parquímetros son una necesidad para el ordenamiento de los vehículos, pero tienen un impacto negativo. No podemos decir que es malo implementarlo, porque si era necesario, pero nos afectó mucho en las ventas", comentó Ernesto Hernández.

También dijo que la gente aún no está acostumbrada y les cuesta trabajo aceptarlos. Además de que jamás les preguntaron si estaban de acuerdo.

Afirmó que la gente se ha alejado de la zona centro, ya que no están dispuestos a venir por el temor de que se les coloque una araña, por este motivo las ventas han caído un 50 por ciento.

Hernández aseguró que la mitad del dinero recaudado por el uso de parquímetro se va a la empresa Copemsa, contratada para colocar los aparatos.

Ernesto Hernández y un grupo de locatarios pidieron a la empresa que coloca los parquímetros y al ayuntamiento, tolerancia y comprensión al menos en lo que fue la época vacacional pues tuvieron la visita de personas que desconocen la situación.

Se habló que los recursos que se acumularan de los parquímetros, se utilizarían para beneficios y remodelar el mercado pero hasta el momento no se ha hecho nada al respecto. Al menos en lo que va de los seis meses que se colocaron los parquímetros, no se ha hecho nada para el beneficio del centro, se prometió que iban a colocar semáforos y no se ha visto nada, también se prometió poner luminarias en la plaza pero sigue a oscuras", declaró el locatario.