Electores de veinte a 39 años tienden a participar menos

El Instituto Electoral realizó un estudio para medir el abstencionismo en los sectores.
Apatía ciudadana se refl eja en muchos jóvenes, según ente electoral.
Apatía ciudadana se refleja en muchos jóvenes, según ente electoral. (Especial)

Tampico

Las personas de veinte a treinta y nueve años de edad, tienden a participar menos en los procesos electorales, señala el Informe País sobre la calidad de la ciudadanía en México, elaborado por el Instituto Nacional Electoral.

En este estudio, se analizó qué tanto acude a las urnas la sociedad mexicana, precisándose que respecto a la edad, los niveles de participación se concentran en la población de cuarenta a setenta y nueve años.

Al desglosar la información de manera más detallada, se pudo percibir que son las personas mayores de ochenta años y los jóvenes de veinte a treinta y nueve años quienes tienden a participar menos.

Según se informa en dicho documento, los jóvenes que por primera vez sufragaron (18-19 años) representan una excepción entre la población joven, "lo que seguramente tiene que ver con la novedad de ejercer por primera vez su derecho al voto", se menciona.

De acuerdo con datos del INE, el 1 de julio de 2012 más de 50 millones de mexicanos emitieron su voto para elegir al Presidente de la República y renovar la Cámara de Diputados, cifra que equivalió a 62.08% del padrón. La tasa de participación de los hombres fue de 57.78% y la de las mujeres de 66.08%.

Entre quienes asistieron a las urnas, el grupo más numeroso fue el que dijo tener un ingreso familiar mensual de dos salarios mínimos, seguido del de tres y un salario mínimo, respectivamente.

En términos de escolaridad de quienes dijeron haber sufragado, 23% tenía educación secundaria completa, 16.7% primaria completa y 15.3% preparatoria, se informó.

El Informe País sobre la Cali- dad de la Ciudadanía en México, indica que los estudios sobre participación electoral que se han hecho a partir de datos de encuestas se han basado en tres argumentos.

El primero señala que el votante mexicano toma su decisión de ir a votar con base en consideraciones de corto plazo, más que como resultado de su interéspolítico o cívico.

Una segunda perspectiva afirma que los patrones de participación electoral en México cambiaron a lo largo de los años en que se experimentó un aumento en la competitividad electoral, desde 1964 y hasta 2000.

"Esto se debió a un descenso en la capacidad de movilización del PRI y a una participación derivada de aumentos en el nivel de vida y afluencia de los electores".

El tercer enfoque incluye más variables como las percepciones sobre el sistema político y el respeto del voto, la movilización política, la sofisticación política del votante y algunas características de éste como la edad.