CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

“Para cumplirle a mi mamá no me cuesta salir a trabajar”

La adolescente de 15 años tiene que cumplir con un promedio escolar para poder ganar dinero como empacadora.

Leticia tiene en su mente ayudar a su madre para que mantenerla no le sea pesado.
Leticia tiene en su mente ayudar a su madre para que mantenerla no le sea pesado. (Jesús Jiménez)

Altamira

Leticia Vásquez es una niña que sale desde muy temprano de casa y camina para incorporarse al grupo de niños "paqueteritos", a su corta edad trabaja para ayudar en el sustento familiar. Su sueño era reunir el dinero para comprar la cena de fi n de año como regalo para su madre.

Es una adolescente que vive con su mamá y aprovechó la oportunidad que brindan en las tiendas comerciales para trabajar y lograr reunir el recurso suficiente para comprar los ingredientes para cenar con la familia, a diferencia de otros niños que por vacaciones salen a pasear o al cine, ella es una adolescente que tiene que trabajar para hacer realidad ese sueño.

"Yo estoy de vacaciones y quiero ayudar a mi mamá porque ella me ayuda a mi mientras voy a la escuela, quiero hacerle un bonito regalo y comprarme zapatos, a veces logro reunir cien pesos y a veces hasta más, le compraré algo de ropa y daré apoyo para la cena", dijo.

"Estoy de vacaciones pero quiero ayudar a mi mamá, porque ella me ayuda a mi"

Su mamá durante el periodo de clases se dedica a las labores de tipo doméstico para pagarle sus estudios, en recompensa al gran esfuerzo que su madre hace, la niña de apenas 15 años buscó un empleo, sin importar estar parada más de 8 horas empacando las compras de los clientes, y otras labores que les permiten ganarse unos pesos.

En lugar de ir al cine por las tardes como suelen hacerlo los jóvenes de su edad, se va a un supermercado a trabajar, ahí ayudan a las señoras con las bolsas, empacan las compras y llevan la despensa hasta el vehículo de los clientes, lo que les permiten ganarse unos pesos.

A sus 15 años, Leticia sabe bien lo que quiere, por eso trabaja, pero para ello debe comprobar un promedio de 8.5 como mínimo para poder obtener el empleo.

"No es fácil, porque implica aplicarse en la escuela, llegar a casa a hacer la tarea rápido y luego ir al trabajo".

"A veces logro reunir cien pesos, a veces más, le compraré ropa y una buena cena de 2015"

Su ventaja, es que la alegría de la infancia no se pierde, y aunque es pesado, el trabajo se vuelve diversión y parte de las vacaciones con motivo de la Nochebuena y fi n de año "Apenas tengo una semana de paquetero, ya aprendí todo lo que se debe saber del oficio y ha sido una labor fácil", comentó.

El horario de trabajo es de 8 horas, en el centro comercial se divide en tres turnos y las condiciones en que lo hacen son adecuadas, puede salir a comer y disfrutar un descanso de una hora para poder regresar a empacar.

Señala que aunque tengan vacaciones en la escuela trabaja con gusto y lo hacen porque en casa no siempre hay suficientes recursos, por tanto siente la obligación de ayudar aunque sea un poco al gasto familiar y sobre todo para colaborar con la cena de año nuevo y los regalos para su madre.

"Para cumplir mi deseo de darle un regalo a mi mamá no me cuesta nada salir de mi casa y no tener vacaciones como muchas compañeras de mi edad, prefiero salir trabajar todos los días para ahorrar mucho y tener un guardadito para estas festividades".