Las medidas deben ser a fondo para aniquilar el crimen

Líderes ecologistas demandan que las labores de seguridad no afecten a la gente.
Fuerzas armadas entran a la vigilancia.
Fuerzas armadas entran a la vigilancia. (Iván Carmona)

Coacalco

La entrada de las fuerzas armadas para combatir al crimen organizado debe ser bienvenida pues es una institución de respeto, pero su actuación tendrá que medirse con base en el aniquilamiento efectivo de grupos criminales, de las bandas que actúan solapadas por las policías locales e ir por ellos con todo, de lo contrario será una medida superficial.

En esto coincidieron los dirigentes de los grupos ambientalistas "Veredeando" y "Franature Mahatma Ghandi", quienes recibieron con escepticismo el ingreso de las fuerzas castrenses a labores de seguridad en esta localidad.

"Tenemos el ejemplo de Ecatepec, donde ya está el Ejército pero cada día aparece un cadáver, un muerto o muerta; el problema es que no se va al fondo; queremos mucho al Ejército, lo respetamos, pero no ha habido un combate frontal como se está haciendo en Michoacán, donde sacaron de sus madrigueras a Los Templarios. Eso es lo que deben hacer aquí", dijeron Benjamín Hernández Hernández, Víctor Zendejas y Lucía Córdoba, de Franature.

"La raíz del problema no se ataca; te vas a encontrar un retén, patrullajes, pero el problema de los asesinatos se da porque no se atacan los puntos centrales, no se va a donde están las cabezas, las bandas conocidas, a donde es visible la relación de éstas con la policía local", expuso por su parte Rafael Alvarado González, de "Veredeando".

En ambos casos, señalaron que la zona conurbada de la entidad se ha convertido en "Tierra de nadie", hay un gran vacío de las autoridades municipales en cuanto a seguridad pública.

"Ahora - agregaron-, hay que poner mucha atención en que no se violen los derechos humanos; que se vaya contra quien se tenga que ir sin afectar a otros, porque todos los días hay relatos de disparos al aire, de asaltos, de robos, en fin".

Destacaron que muchos comerciantes se están marchando a otros lugares debido a la frecuencia de los asaltos.

Mencionaron que el concurso del Ejército en labores de civiles "tiene que prender la alerta de las autoridades municipales, porque están mostrando que las bandas y la delincuencia común las han rebasado. No tiene sentido comprar patrullas, adquirir equipo, inaugurar centros de mando, etc., si al final todo se lo van a dejar a las fuerzas armadas".