Inhabilitan a médico del Hospital Materno Infantil Esperanza López Mateos

En cumplimiento a Recomendación interpuesta ante la CEDHJ por presunta negligencia que llevó a la muerte de una bebé. 

Guadalajara

En respuesta a la Recomendación 12 de 2013 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), la Secretaría de Salud inhabilitó por un año al doctor Miguel Ángel Lozano Acosta, adscrito al Hospital Materno Infantil Esperanza López Mateos, para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público.

Dicha Recomendación acusa al médico de violar el derecho a la protección de la salud, por negligencia, imprudencia e inobservancia de reglamentos, contra una mujer embarazada que perdió a su bebé.

La queja fue interpuesta el 27 de abril de 2012, por un hombre, quien explicó que su esposa estaba embarazada y tenía como fecha probable de parto el 22 de abril, de dicho año. Sin embargo, acudieron al hospital el 16 de ese mismo mes porque ella presentaba moco vaginal abundante, pero en el hospital le dijeron que era algo normal. La pareja volvió al nosocomio el día 19, debido a que la bebé no presentaba movimientos, a lo que personal que los atendió les informó que era por falta de alimento, por lo que se retiraron. El 21 de abril, acudieron de nueva cuenta al hospital, porque la señora sentía dolores muy fuertes, pero el médico que la atendió, después de practicarle un ecosonograma, le dijo que le faltaban quince días para el parto.

La madrugada del 23 regresaron porque la bebé se movía demasiado y la mujer tenía dolores intensos, en esta ocasión se les pidió que regresaran en doce horas. A las 9:00 horas de ese mismo día, volvieron, sin embargo no había lugar en el hospital por lo que fueron derivados al hospital privado Santa Catalina, en donde la mujer fue revisada por un ginecólogo que ordenó trasladarla al quirófano de inmediato, pero no fue posible salvar la vida de la bebé.

Se demostró que Lozano Acosta fue imprudente, negligente y omiso en observar reglamentos en agravio de la paciente, ya que en la atención que le otorgó el 23 de abril no la interrogó adecuadamente en busca de los factores de riesgo, ni efectuó una adecuada revisión física en materia obstétrica que permitiera advertir el probable riesgo, ni se indicó la práctica de exámenes complementarios en materia radiográfica para identificar problemas de salud.

La CEDHJ también recomendó reparar el daño a las víctimas, cambios de las práctica administrativa y la obligatoriedad de la norma oficial mexicana relativa al expediente clínico, entre otras.