Iglesia católica tiene las puertas abiertas para comunidad gay: arzobispo

Rogelio Cabrera López comentó que aunque la Iglesia católica no acepta los matrimonios entre personas del mismo sexo, no se condena a nadie, pues se respeta a todas las personas.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López. (Erik Solheim Rocha)

Monterrey

Aunque recordó que la Iglesia católica no acepta el matrimonio de personas del mismo sexo, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, aseguró que las puertas de la Iglesia están abiertas para la comunidad LGBT, mientras celebró que en México se creen leyes que la ciudadanía pide.

Esto, tras los cambios a la legislación mexicana hechos por la Suprema Corte de Justicia, que acordó que ninguna entidad federativa puede prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Cabrera López, en rueda de prensa, aseguró que la Iglesia mantiene su postura, pero que hay apertura para recibir a las personas homosexuales, y si éstos lo buscan, pueden recibir inclusive orientación espiritual.

"El matrimonio es siempre entre un hombre y una mujer. Las demás serán reconocidas por la ley como uniones de hecho. La Iglesia, como madre y maestra, siempre tendrá las puertas abiertas para dialogar, pero es importante que este diálogo se funde siempre en la verdad y no sólo en sentir la aprobación de una institución, la cual ha demostrado a lo largo de los siglos entre aciertos y errores que está fundada por Cristo, el hijo de Dios, y no en el idealismo del ser humano.

"Reitero, pues, mi respeto a toda la gente, a todas las personas que en búsqueda de su felicidad quieren que haya para ellos oportunidades de vida nueva", aseguró el prelado.

La Iglesia no condena a nadie, mencionó, y esta postura es la que ha tomado la Iglesia católica de Monterrey. Precisó que la orientación sexual de una persona, así como su decisión de contraer matrimonio con alguien de su mismo sexo no es causa de excomulgación. 

Ya que la homosexualidad no es aprobada por la religión católica, pero la ley más importante que tiene esta religión es el respeto a todos los seres humanos, puntualizó Cabrera López.

"A ellos (las autoridades) les toca, escuchando a los ciudadanos, tomar las mejores decisiones. A la Iglesia católica, y a un servidor nos toca ofrecer siempre nuestro respeto, nuestro cariño a todo ser humano. Y en aquello que nos toca ayudarles, lo haremos con gusto.

"(...) todos son tratados con respeto; hay también grupos en la Iglesia para personas que tienen diversas preferencias, y también se les ayuda y se les acompaña", mencionó.