Marzo frío dará paso a una primavera caliente en Jalisco

Ángel Meulenert destaca riesgo de incendios y pérdida de cosechas en algunos puntos del estado; la evolución podría ser de El Niño a La Niña a finales de año.
Incendio intencional en El Nixticuil.
El experto detalló que los meses de abril y mayo serán secos, lo que puede contribuir a mayor cantidad y frecuencia de incendios forestales. (Cortesía)

Guadalajara

Las temperaturas inusualmente frías y la humedad de estos días en marzo no debe confundir a los jaliscienses sobre lo que les espera para el resto del año en materia de clima: en contraste, abril, mayo y junio tenderán a ser muy secos, lo que podría generar condiciones propicias para incendios forestales. El calor se sentirá fuerte entre abril y septiembre.

Esos son los datos esenciales del pronóstico hidrometeorológico que ofreció el investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Ángel Meulenert Peña, en el marco del IV foro del agua convocado por la Comisión Estatal del Agua (CEA) y el Consejo Académico del Agua (CAA).

“Indudablemente que las variables meteorológicas más importantes relacionadas con la economía del Estado, la agricultura, la salud, el turismo y en general la actividad de la población, como la temperatura y la precipitación. Actualmente la meteorología y la climatología ofrecen valiosa información para que los tomadores de decisión aprovechen a su favor las condiciones climáticas y mitiguen las pérdidas que pueden acarrear los fenómenos atmosféricos, así como, salvaguardar la vida de los seres vivos”, explicó el experto del Instituto de Astronomía y Meteorología. "De acuerdo con el análisis de los escenarios de temperatura se presenta un mes de marzo con llegadas de algunas masas frías a la región centro occidente, lo que mantendrá temperaturas ligeramente por debajo de la media histórica. Sin embargo, mayo y junio podrán ser muy cálidos y un poco menos desde julio hasta septiembre”, apuntó.

“El análisis de los escenarios pronosticados de la precipitación muestra un déficit importante de lluvias en el mes de abril y se extenderá hasta mayo. A partir de junio comienza una recuperación, principalmente del centro hacia la costa del estado”. Es un año de transición del fenómeno El Niño (que calienta los mares tropicales de América) a La Niña (que por contraste, los enfría).

“La influencia de El Niño en el comportamiento del tiempo y el clima en Jalisco, continuará al menos hasta principios del verano. Los meses de abril y mayo serán secos, lo que puede contribuir a mayor cantidad y frecuencia de incendios forestales en las zonas boscosas del estado”, añadió el académico de origen cubano.

De este modo, “algunos cultivos podrán verse afectados por tantos meses con temperaturas por encima de los valores normales para el período que se analiza. En marzo y abril persistirán las inversiones térmicas, por lo que se presentarán una buena cantidad de días con alta polución en el área metropolitana de Guadalajara, y por consiguiente afectaciones a la salud”.

Como los tapatíos lo han confirmado ayer, “en marzo se presentarán algunos episodios de llegada de masas de aire frío y con algunas lluvias”. El contexto es que “el océano Pacífico tropical pasará a un estado neutral desde finales de junio hasta septiembre, en que existe alguna probabilidad de que comience un episodio La Niña, aunque actualmente hay incertidumbre con este pronóstico”.

Por regiones, pronosticó que “las precipitaciones estarán por debajo de lo normal en zonas de Los Altos y la porción oriental de La Ciénega. Y más abundantes en el Centro, El Norte y La Costa”, lo que además de propiciar cosechas ubérrimas, permite atisbar problemas graves con inundaciones en los centros urbanos.